‘Esto no es la casa de Bernarda Alba’, la adaptación teatral que denuncia la opresión que sufren las mujeres

La obra, dirigida por Carlota Ferrer, es una adaptación que incluye textos del autor original de “La casa de Bernarda Alba”, Federico García Lorca, combinados con una perspectiva de género actual.

La concejala de Cultura y Turismo, Ana Redondo, presentó este viernes la obra ‘Esto no es la casa de Bernarda Alba’ en el Teatro Calderón. Le acompañaban Carlota Ferrer, directora de escena y coreografía; José Manuel Mora, dramaturgo y director de la Escuela Superior de Arte Dramático de Castilla y León (Esadcyl) y los actores Eusebio Poncela y Óscar de la Fuente. La obra incluye, por un lado, textos de García Lorca, y por otro “incorporaciones de José Manuel con una perspectiva de género muy actual” puesto que el feminismo e igualdad son algunas de las “batallas” que se siguen dando en la sociedad, declaró Ana Redondo.

 

En cuanto al reparto, la concejala se refirió a él como “elenco de actorazos” o “reparto estelar”. Sus protagonistas son Eusebio Poncela –quien interpreta a Bernarda Alba-, Óscar de la Fuente, Igor Yebra, Jaime Lorente, David Luque, Julia de Castro, Carlos Beluga, Guillermo Weickert, Arturo Parrilla y Diego Garrido. “Con este elenco está garantizada una excelente representación para un público muy exigente, como es el público vallisoletano”, apuntó. La obra se estrenará en una fecha cercana al 8 de marzo, Día de la Mujer, lo cual la concejala apoya y califica de “reivindicativo y exigente”.

 

José Manuel Mora explicó que el texto de Lorca que se incluye en esta adaptación está intacto y que no se cambió absolutamente nada, ya que es “un texto que vuela y que tiene eco” según Eusebio Poncela, o “un canto a la libertad”, según Carlota Ferrer, “por cómo Lorca se proyecta en todas estas mujeres y les da voz de una manera reivindicativa”. Lo que hicieron fue “dialogar con ese texto desde el presente”, asegura el director de Esadcyl. “Nos hemos enfrentado al clásico sin ningún prejuicio. Me sorprendió que en esa casa la única salida que tuviera la mujer fuera un hombre. La alternativa para Adela es el suicido. Eso nos llevó a reflexionar sobre los roles de género, sobre el papel de la mujer”, explica.

 

Eusebio Poncela mostró su ilusión con el proyecto: “creo que funciona y el espectáculo es muy entretenido, de lo mejor que se puede ver ahora mismo. Es innovador. Hemos hecho el espectáculo gracias a Dios siempre con llenos y además, aglutina todo tipo de públicos.” Por su parte, Óscar de la Fuente se refiere al montaje como “una bomba de relojería”. Además, añadió que “a parte del elenco, se han hecho unos añadidos que yo creo que el mismo Lorca habría pensado”.

 

Mora afirma que el trabajo conjunto de los actores Óscar y Eusebio, “dirigido por Carlota” es “realmente vibrante”. Añade que el espectáculo cuenta con un sello que es la “voz personal” de la autora, “donde conviven diferentes lenguajes al servicio de la sensibilidad del poeta desde planos muy diversos” y que esto cautiva al espectador. Por su parte, Ferrer asegura que el director de Esadcyl ha conseguido que los textos de Lorca “formen parte del lenguaje y estilo lorquiano aunque desde una manera que complementa y humaniza estos roles”.

 

Mientras que en la obra original los personajes desean ser hombres para poder gozar de libertad, esta nueva versión le da la vuelta y pretende mostrar la opresión que sufre la mujer y que, además, se puede comparar con el presente, ya que “aún hay zonas laborales en las que las mujeres han tenido que ejercer su autoridad desde la autoridad del hombre”, afirma la directora. Con ello, el objetivo es dar voz a las mujeres de una manera reivindicativa. La directora concluye asegurando que la nueva versión incluye un “final alternativo” acorde a 2018.