Cyl dots mini

Esteban Beltrán, presidente de Amnistía: "La austeridad ha provocado violaciones en los Derechos Humanos muy fuertes"

Valladolid acogió la 44 Asamblea General de Amnistía Internacional con la petición de liberación para Taner, acusado de terrorismo en Turquía. La ONG defensora de los Derechos Humanos en todo el mundo abordó con TRIBUNA la situación de España, el 'apocalipsis de la austeridad', y la preocupación por la tendencia negativa en libertad de expresión y derecho a la salud y a la vivienda.

Esteban Beltrán, presidente de AI España. D.Á.

Amnistía Internacional (AI) es una de las ONG con mayor peso en todo el mundo en lo que se refiere a la defensa de los Derechos Humanos. La delegación española eligió Valladolid para celebrar su 44 Asamblea General en la que se pidió la liberación de Taner Kiliç, presidente honorario de AI en Turquía y detenido allí acusado de terrorismo, y además abordar las preocupaciones que tiene esta organización respecto a la evolución de los Derechos en España.

 

TRIBUNA VALLADOLID ha estado con Esteban Beltrán, máximo responsable de Amnistía en España, para conocer la salud con la que cuenta nuestro país a su juicio. La libertad de Expresión, la Ley Mordaza, y los derechos a la salud y a la vivienda son los aspectos que más preocupan a esta ONG, que cuenta con 84.000 socios en España y que participa como observadora en diversos procedimientos como, por ejemplo, el juicio de Alsasua que se celebra estas semanas.

 

TRIBUNA: ¿Cómo valoráis la situación de los Derechos Humanos en España

ESTEBAN BELTRÁN: La parte de libertad de expresión es una de las que más nos preocupa porque la tendencia es negativa. Los gobiernos tienen la obligación de garantizar tu derecho a la libertad de expresión y aquí ocurre que están restringiendo esa libertad. Tenemos en vigor una Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana que ha hecho que 34.000 personas en el año 2016 hayan podido ser sancionadas con multas por participar en manifestaciones pacíficas. Vemos que el Código Penal tiene artículos como el 578 de enaltecimiento de terrorismo cuya definición es tan ambigüa e increíblemente imprecisa que hace que se pueda meter en la cárcel a personas que hacen chistes, que provocan con sus canciones o sus obras. Es un elemento muy peligroso porque conduce a la autocensura. Otro elemento son las injurias a la corona y ofensas a los sentimientos religiosos, que según marca el Tribunal Europeo de Derechos Humanos no pueden limitar. Quemar fotos del jefe de Estado son expresiones de libertad de expresión, se sabe que no se va a cometer ese delito. Y la ofensa de sentimientos religiosos… ¿cómo se puede pensar en meter a alguien en la cárcel por cambiar en una foto su cara por la de Jesús? 

 

"Quemar fotos del jefe de Estado es libertad de expresión, porque se sabe que no se va a cometer ese delito"

 

T: ¿Qué es el 'apocalipsis de austeridad' del que habla Amnistía?

EB: Es otro aspecto de preocupación en España. La austeridad ha provocado violaciones de Derechos Humanos muy fuertes. Una de ellas en salud, el deterioro del sistema de salud en España es tremendo, y eso afecta a la amplia mayoría de la población. También tener una vivienda adecuada es un Derecho Humano.

 

T: ¿Se ha normalizado el sacrificar derechos?

EB: Todavía no, pero es verdad que no se piensa que salud y vivienda son también Derechos Humanos, se ven como políticas públicas. Desde el año 2007 ha habido 500.000 ejecuciones hipotecarias, eso significa gravísimas consecuencias para la gente que no puede estar en su casa. Y hay un principio fundamental, nadie puede estar en la calle. Otro elemento tiene que ver con una sociedad que quiere recibir personas refugiadas y el Gobierno no lo permite. Un elemento positivo en España es que, a diferencia de otros países europeos, no hay partidos políticos que promuevan políticas de odio, es importante.

 

T: Se pone el foco en casos mediáticos, pero dice que hay 34.000 personas que han podido ser multadas por ir a una manifestación.

EB: El efecto es buscar la desmovilización de la sociedad. Si cada vez que sales a una manifestación expontánea te multan por falta de respeto a la Policía, si tu grabas a un agente y te puede caer una multa, todo eso pone en peligro la libertad de expresión y de reunión. Durante 2016 y 2017 han descendido el número de manifestaciones en España, aunque parece que ahora repunta, y es por la amenaza de multa. Te ponen 30.000 euros, o 3.000 euros, y la gente se lo piensa dos veces.

 

"En España no hay partidos que promuevan políticas de odio, es positivo"

T: ¿Está señalada Amnistía por defender los DDHH?

EB: Hay una tendencia mundial positiva que, ante intentos de acallar a la sociedad civil, hay más manifestaciones. Lo hemos visto el 8 de marzo aquí, lo hemos visto con movimientos en buena parte del mundo. Tenemos Hungría o Turquía, con leyes que buscar ahogar a las ONG. Nunca en la historia de Amnistía un Gobierno había encarcelado a su presidente ni a su directora, y ha sucedido en Turquía, donde la directora está liberada con cargos y el presidente sigue encarcelado acusado de terrorismo. El acusar de terrorismo es otro mantra, tiene una definición tan ambigua que no existe definición internacional, cualquiera puede ser terrorista para el Gobierno.

 

 

T: ¿La presunción de inocencia ha saltado por los aires?

EB: Hay un riesgo enorme de que la presunción de inocencia pase a presunción de culpabilidad. En Europa hay 14 países que tienen legislación cada vez más restrictiva ligada a combatir supuestamente el terrorismo, que es verdad que el Gobierno tienen el deber de combatirlo, pero buscan restringir libertad.

 

"Para el Gobierno cualquiera puede ser terrorista. La definición es ambigua e increiblemente imprecisa"

 

T: ¿Cómo asumís la faceta de defender los Derechos de las personas independientemente de lo que haya hecho? Habéis sido acusados, por ejemplo, por defender los derechos de presos etarras.

EB: Todo el mundo tiene Derechos Humanos, es un principio importante. Uno piensa que nunca le va a tocar a él, pero le puede tocar. Si hay un juicio justo, tiene que ser justo para todos. Si hay presunción de inocencia, para todos. Eso no significa impunidad, las personas que comenten delitos deben pagarlo en prisión, es importante. Y las víctimas deben tener justicia y reparación. Pero defendiendo los derechos de los que la sociedad percibe como criminales, y que en algunos casos lo son, defendemos los derechos de todos. Cualquier restricción de derechos que pensamos que no nos va a afectar, nos afecta. La libertad de expresión es un ejemplo, vinculada a la enaltecimiento del terrorismo. En el año 2011 cuando ETA afortunadamente dejó de matar, una persona fue condenada por enaltecimiento del terrorismo. En los últimos dos años, van 70 personas. Cuando ETA prácticamente ha desaparecido, quien iba a imaginarse que por hacer una obra de teatro de titiriteros podías pasar cinco días en la cárcel. Ahí estamos.

 

T: ¿Es serio un país que acusa de terrorismo a titiriteros, o tiene dos años en prisión preventiva a personas esperando un juicio, como ha sucedido en Alsasua?

EB: No es seriedad, es obligación legal. Lo que ocurre es que el estado ha querido combatir el terrorismo con medidas que no se dirigen a terroristas. En el caso de Alsasua por ejemplo, Amnistía ha estado con los familiares de las personas acusadas de terrorismo y también con las parejas de los Guardias Civiles. Una de las parejas de la Guardia Civil nos transmitió que no han tenido ningún apoyo de ninguna institución. La legislación es tan ambigua que permite acusar de terrorismo, pero hay que cambiar esa legislación para perseguir realmente actos de terrorismo, porque al final persigues a mucha gente que nada tiene que ver.

 

En el año 2011 cuando ETA afortunadamente dejó de matar, una persona fue condenada por enaltecimiento del terrorismo. En los últimos dos años, van 70.

 

T: ¿Tienen actualmente las oenegés capacidad real para influir en los Gobiernos?

EB: En España hay mucha sociedad movilizada. Mucha que defiende los derechos suyos y los de otro. En los últimos 40 años se ha pasado de tener muy pocas ONG o asociaciones, a tener muchísmas locales, regionales… y eso es un freno a los abusos del poder. Diría que todo ha ido evolucionando. En Amnistía nos encantaría poder influir más en los gobiernos, haríamos un mundo mejor. En España lo que empezó con 49 socios cuando fue legalizada en 1978 ahora cuenta con 84.000 socios. Hay una parte de la sociedad que desea organizarse y de pelear por sus derechos.

 

T: ¿Cualés son los próximo objetivos de Amnistía Internacional en España?

EB: Acabamos de hacer pública ‘La receta equivocada’ sobre el sistema público de salud, queremos que la gente nos apoye para cambiar el sistema de salud hasta volver a hacerlo que promueva y respete los derechos de la gente. El otro punto es revertir la tendencia negativa sobre la libertad de expresión, cambiar la Ley Mordaza. Y por fin a medio-largo plazo una reforma de la Constitución que permita garantizar el derecho a la vivienda y a la salud como auténticos Derechos Humanos, que uno pueda defenderse en los tribunales.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: