Este es el soneto del poeta Boris Rozas que sonará en la mañana de Viernes Santo en Valladolid

El poeta nacido en Buenos Aires apela al corazón de los vallisoletanos y los arenga en el soneto-pregón de las Siete Palabras

"¡Oh Señor, que has partido en la mañana
entre cientos de hermanos que creyeron!
son vallisoletanos que sí oyeron
el calor de tu voz en sus ventanas.

 

¡Oh Señor, que nos has dado esperanza!
a ti la luz de aquellos que se fueron,
la gratitud de quienes ya volvieron
para colgar su nido en tu terraza.

 

¡Cofrades, Cristianos, es Viernes Santo!
cese el viento en su invernal plegaria,
por este honor nos gana el Sacramento

 

de aquél que nos amara en la palabra,
viniera a recogernos en lamento
salváranos al fin, de madrugada".

El poeta Boris Rozas ha apelado al corazón de los vallisoletanos y los ha arengado ante la cercanía de la Semana Santa en el soneto-pregón de la Cofradía de las Siete Palabras, que se ha presentado este sábado en la iglesia de Santiago Apóstol de la capital del Pisuerga.

 

Rozas ha presentado un trabajo "arduo y concienzudo" para una ocasión "tan única" y "francamente irrepetible" para un poeta vallisoletano como la elaboración de este soneto, que en la mañana del Viernes Santo pregonará a caballo la cofradía para llamar a los vecinos al sermón que, en esta ocasión, pronunciará el obispo de Santander, Manuel Sánchez Monge.

 

En su discurso de presentación del soneto, el poeta ha tenido palabras de recuerdo para escritores como Andrés Quintanilla, Santiago Redondo Vega, José Ignacio García, David Acebes o Ángel María de Pablos, quien el próximo viernes pregonará en la Catedral Metropolitana la Semana Santa de Valladolid 2018, así como a la actual directora de la Casa Museo de Zorrilla, Paz Altés, y su antecesora en el cargo, Ángela Hernández.

 

Rozas, poeta vallisoletano nacido en Buenos Aires, ha comparado en su intervención el "silencio" y "recogimiento" que impregna la Semana de Pasión a orillas del Pisuerga, con las particularidades de esta fiesta religiosa en Argentina, marcadas por un clima más benigno, la "teatralización" del sentimiento religioso o la costumbre de decorar sus templos y ermitas con frutos de la tierra.

 

Tampoco ha faltado en sus palabras un recuerdo a las semanas santas de su juventud en Valladolid, en las que ayudaba a sus primos cofrades a disponer sus hábitos y atributos con los que procesionar en tan marcadas fechas.

 

Tras expresar su agradecimiento por el encargo realizado por la Cofradía de las Siete Palabras, ha reconocido el "reto" que le ha supuesto por alejarse de su habitual obra poética, pero ha enfatizado la "satisfacción" por el resultado obtenido de un trabajo realizado "con cariño y respeto".