¿Está permitida a día de hoy la práctica de deportes de contacto en Valladolid?

Pabellón de Huerta del Rey

En polideportivos municipales hay personas que han alquilado pistas de fútbol para jugar entre ellos, pero sin embargo esto está prohibido. ¿Por qué ha pasado?

Los deportes de contacto están prohibidos, salvo para equipos profesionales. Es una dura realidad que, a día de hoy, no todos quieren asumir ni cumplir. Sería imposible poder mantener la distancia de seguridad en un deporte, como por ejemplo puede ser el fútbol. Aún así hay muchas personas que siguen jugando pese a ser ‘ilegal’ en esta etapa de la nueva normalidad.

 

Alberto Sanz, gerente de Insoccer Fútbol Indoor de Zaratán, expone su caso a TRIBUNA. Ellos tuvieron la suerte de poder abrir en las primeras fases de desescalada después del Estado de Alarma. Las normas eran muy claras; no podía realizarse deporte de contacto... y así lo llevaron a cabo.

 

Ellos, simplemente, organizaron entrenamientos con niños que se mantenían a 10 metros de distancia como mínimo y con un balón de fútbol cada uno. No había contacto, si bien es cierto que esta era solo una de las muchas actividades que hacía esta empresa, pero la única que podía realizar con las normas establecidas.

 

Otra de ellas es el alquiler de las pistas de fútbol y jugar un partido con amigos. Sin embargo eso ahora es imposible de hacer. ¿Pero... esta medida la cumplen todos? Sanz ya deja caer que “las leyes son muy ambiguas”. Por tanto, hay personas que la interpretan de manera distinta. Esto es lo que ocurre en la Fundación Municipal de Deportes de Valladolid, ya que ellos sí alquilan campos.

 

Según Sanz, cuando se llama a la Fundación para alquilar un campo te dicen que sí y te lo reservan sin recordarte que no se puede jugar a ningún deporte de contacto. Aquí comienza la primera incógnita. Alberto Bustos, concejal de Participación Ciudadana y Deportes, dice que sí está permitido alquilar estos espacios, por ejemplo, para entrenar de manera individualizada o con distancia, pero no para mantener ningún tipo de deporte de contacto, “salvo los equipos profesionales”, añade.

 

Por su parte el gerente de la Fundación, Borja Lara, se muestra sorprendido cuando TRIBUNA le informa que no están cumpliendo la ley tal y como se debe. El Concejal también es consciente de que se alquilaban estos campos, pero no para qué fin. También ha querido aclarar que cada uno es responsable del uso de estos, pero añade que desde la Fundación deberían informar el uso individual o con medidas de distancia.

 

Fuentes de primera mano cuentan a TRIBUNA como los campos de Huerta del Rey y Lalo García son alquilados para echar la típica ‘pachanga’ entre amigos y allí nadie informa de lo que se puede y no se puede hacer.

 

El gerente asegura que no era consicente de que había quien iba a las instalaciones municipales a jugar al fútbol, dado que no se puede. Pero ha querido añadir que la culpa será de aquellas personas que vayan a jugar a un deporte de contacto incluso sabiendo que no es posible. “Están incumpliendo las normas”, ha sentenciado refiriéndose a las personas que asisten a jugar entre ellos. En todo claro ha querido insistir en que desde los polideportivos se les informa de que no se puede hacer. Sin embargo, TRIBUNA no tiene constancia de ello.

 

Según Sanz, “lo saben y nadie hace nada”. Este empresario lo que no entiende es por qué la Fundación Municipal sí puede ofrecer este servicio y ellos no, porque como dice “nosotros necesitamos ingresos para poder subsistir, la Fundación no”. Además, si se recuerdan las palabras de Dragan Isailovic, gerente de Ingoal Club, el Ayuntamiento ofrece subvenciones y ayudas a los centros municipales, pero no a los privados.

 

Viendo esta situación, Bustos aclara que si es cierto que se realizara deporte de contacto en inmediaciones municipales, “estarían haciendo una mala práctica”. "Estaremos muy vigilantes”, apuntilla. De hecho tras contactar con todos los responsables de los polideportivos, Bustos asegura que se van a "extremar las precauciones".