Esta es la opinión de los vallisoletanos que respaldan la Prisión Permanente Revisable

D.Á.

Cerca de 300 personas se han reunido en la Plaza Mayor a favor de esta Ley. Estos son algunos de sus argumentos.

Cerca de 300 personas han respaldado la convocatoria de las familias de las víctimas de algunos de los asesinatos de menores con mayor repercusión, que llamaron a que este domingo 18 de marzo se concentrasen los ciudadanos en todas las ciudades en apoyo a la Prisión Permanente Revisable (PPR) que está en trámites de ser derogada en el Congreso de los Diputados. ¿Cuáles son los argumentos de la ciudadanía?

 

Alba lo tenía claro: "Esta gente tiene que pagar por los delitos que hace, y que no vuelva a cometer esos delitos". Esa prevención es en la que enfatiza la PPR, que contempla unos mecanismos para evaluar si los presos están capacitados para reinsertarse en la sociedad, o por el contrario existe el peligro de la reincidencia."Deberían salir de prisión si de verdad se han reinsertado en la sociedad, pero gente que no lo ha hecho, debería seguir en la cárcel", concluía esta mujer.

 

Más contundente se mostraba Elena (nombre ficticio), cuya identidad ha preferido mantener en el anonimato, al defender que estaba reunida este domingo "para apoyar que (los criminales) tengan cadena perpetua, o pena de muerte si es posible, lo digo como lo siento". Uno de sus acompañantes matizaba su versión: "Mi argumento es que no salgan a la calle individuos de la especie humana que no son recuperables, dicho por especialistas psiquiatras y psicólogos, que aseguran que hay individuos que por una anomalía psicopática severa y grave son irrecuperables".

 

El caballero detallaba que "a ese irrecuperable no se le puede poner en la calle, habrá que tenerlo recluido donde corresponda. Y si dentro de unos años se descubre algo que permita a esas personas que su cerebro se les vuelva como un guante, se les deja en la calle porque no serían peligrosos".

 

Ante la posibilidad de la derogación de este tipo de prisión, varios manifestantes declararon que sentirían "pena, rabia e indignación". Elena pedía hacer "un referéndum para que nos pregunten a todos los españoles qué opinamos", y el hombre que la acompañaba completaba su argumentación señalando: "Habría que preguntar cuál es la personalidad de quien empatiza con un criminal sanguinario. A lo mejor está camuflando su personalidad psicopática con aparentes sentimientos humanistas".

 

También hubo lugar a las opiniones que se mostraban algo confusas en cuanto a la organización del evento, que fue convocado a través de las redes sociales con el origen en un mensaje lanzado por el padre de Mariluz Cortés pero que, al menos en Valladolid, careció de alguna plataforma que guiase el evento. No obstante, a pesar de esa "desorganización", para esta mujer lo importante era "estar en apoyo" de la PPR.