Espinoza: “Si fuese por mí, hubiera venido en una pierna”

Cristian Espinoza posa con la blanquivioleta. A. MINGUEZA

El extremo argentino ha asegurado en su presentación como jugador del Real Valladolid que está recuperado de su lesión y a disposición de Paco Herrera.

Cristian Espinoza ya es blanquivioleta. A pesar de que el argentino ha entrenado en Los Anexos desde el pasado domingo, todavía no había sido presentado. Y, sí, después de dos meses, al fin ha tenido la camiseta del Pucela entre sus manos.

 

El acto ha tenido lugar a primera hora de la tarde de este martes, bajo la batuta de Braulio Vázquez, director deportivo del Real Valladolid, quien afirmó que es “un placer” contar con él. La lesión es lo único que le preocupaba, ya que no tenía “ninguna duda a nivel deportivo”. La operación finalizó el último día del pasado mercado invernal, en el que finalmente optó por traer a alguien que les convencía para “ayudar”.

 

Así, el extremo derecho aterriza en Zorrilla “con mucha ilusión y ganas”. Su situación ha sido complicada desde que cayó lesionado por un edema óseo y por ello se siente “agradecido” con el Pucela, quien le ha dado “esta oportunidad tan grande”. Braulio estuvo constantemente preguntándome cómo estaba. Voy a dar todo de mí por esta camiseta, a amoldarme a lo que el técnico pretenda de mí y a ir ayudando al equipo en lo que se pueda”, comentó.

 

Su llegada se ha retrasado porque el plazo marcado por el Villarreal, club al que pertenece, no fue suficiente. “Llegado a ese determinado tiempo la lesión seguía grabada. La idea era que yo viniera estando bien. Cuando empezó todo esto era el primero que quería estar aquí. Si fuese por mí, hubiera venido en una pierna”, explicó.

 

Ahora ya se encuentra recuperado y listo para participar. “Hace una semana que estoy entrenando normal. Cuando el técnico decida que estoy para jugar, ahí estaré, afirmó. De hecho, su versatilidad puede beneficiar al Real Valladolid: “También puedo jugar por banda izquierda. He jugado en diferentes tácticas, con toda la banda”.

 

Aunque solo lleva unos días en Valladolid, tiene metido en mente el objetivo del “play-off para pelear por el ascenso”. Porque Espinoza llega para “devolver a Valladolid al lugar donde tiene que estar”. Pero también conoce la situación. Hablé con mis compañeros y todos están sufriendo. Esto es un camino largo en el que siempre aparecen piedras y hay que saber saltarlas. No hay nada imposible”, expresó.

 

El argentino ve “un equipo con muchas ganas de seguir creciendo y con sed de revancha de resultados”. Unos resultados de los que, ya con él, podría tener repercusión en su continuidad como blanquivioleta el próximo curso. “Eso va a depender mucho de lo que decida el míster y la diligencia. Si se da la posibilidad, estaría encantado, aseguró.

Noticias relacionadas