España y Portugal ven con buenos ojos concelebrar el Mundial de Fútbol en 2030

DAVID LOZANO

Los presidentes de ambos países dejan en manos de las federaciones de fútbol de los tres países estudiar la viabilidad del proyecto.

El proyecto de la terna España-Portugal-Marruecos como sede del Mundial de Fútbol en 2030 parece ir cobrando forma. Este miércoles en la Cumbre Hispano-Portugesa el presidente español, Pedro Sánchez, y el primer ministro luso, Antonio Costa, han conversado oficialmente sobre la posibilidad, después de que el pasado lunes el propio Sánchez parlamentara sobre esta posibilidad con el rey de Marruecos, Mohammed VI. 

 

"Es un proyecto transformador, inspirador y esperanzador", señalaba Sánchez, "en un mundo en el que cada vez hay más corrientes que se dan la espalda". Para el presidente español la realización de este proyecto sería un mensaje que lanzar a Europa y África de hermanamiento, "sobre todo a los jóvenes". Un proyecto que sería inédito al celebrarse este campeonato en dos continentes por primera vez, y que proyectaría "un mensaje transversal" a la sociedad. Ahora corresponde a las federaciones de fútbol de los tres países construir una candidatura que el Gobierno español "mira con entusiasmo ferviente".

 

Más conservador se mostraba el primer ministro portugués, Antonio Costa, quien consideraba que "la idea política es buenísima" aunque es necesario realizar un trabajo para que la FIFA cambie sus estatutos y lo permita.

 

También señalaba el líder portugués la necesidad de "escuchar a otros países africanos para ver si no se malinterpreta este proyecto", y ha recalcado también el emplazamiento de la responsabilidad a las federaciones de fútbol de los tres estados para que decidan si este proyecto es viable.