España sueña ya con el bronce tras ser humillada por la Eslovenia de Doncic

El equipo de Sergio Scariolo no supo parar el juego exterior de Eslovenia /72-92) y careció de ideas en defensa y en ataque en un mal día colectivo. España luchará por la medalla de bronce del Eurobasket 2017.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

ESPAÑA: Rubio (13), Navarro (-), San Emeterio (6), P.Gasol (16) y M.Gasol (12) --cinco inicial--; Rodríguez (9), J.Hernangómez (5), W.Hernangómez (6), Sastre (3) y Oriola (2).

 

ESLOVENIA: Dragic (15), Doncic (11), Blazic (7), Randolph (15) y Vidmar (12) --cinco inicial--; Prepelic (13), Nikolic (7), Cancar (-), Zagorac (5), Dimec (7) y Rebec (-).

 

PARCIALES: 19-25, 26-24, 12-24 y 15-19.

 

ÁRBITROS: Maranho (BRA), Sahin (ITA) y Rosso (FRA). Sin eliminados.

 

PABELLÓN: Sinan Erdem Arena de Estambul. 4.955 espectadores.

La selección española de baloncesto no podrá defender su título de campeona de Europa después de perder este jueves por 72-92 ante una gran Eslovenia en la primera semifinal del Eurobasket 2017, en la que los eslovenos fueron muy superiores en todos los aspectos, sobre todo en una segunda parte donde borraron a los de Sergio Scariolo.

 

España no pudo hacer demasiado ante un rival muy inspirado que primero tiró de su enorme efectividad en la primera parte desde la línea de tres (10/15) para coger una iniciativa que nunca soltó y después aplicó una gran defensa tras el descanso para permitir sólo 27 puntos e irse en el marcador sin dar posibilidad a la reacción del combinado nacional, que no encontró argumentos, sobre todo desde fuera, para compensar el gran trabajo sobre los Gasol.

 

Pau terminó con 16 puntos, pero nunca dio la sensación de ser superior a sus marcadores, y su hermano Marc, pese a su doble-doble (12 y 10) no pudo acercarse al que deslumbró ante Alemania en cuartos. La defensa eslovena, liderada por Gaspar Vidmar y Anthony Randolph, se cerró sobre ellos y el bronce en Río 2016 quedó en manos de su tiro exterior, de nuevo en otra negra noche.

 

7/27 firmó el equipo español desde el triple, lejos del demoledor 14/25 de su rival, que anotó 10 triples antes del descanso. Luego, echó mano de su defensa para cortocircuitar a una España que sólo fue por delante tras el 2-0, pero que aguantó hasta el descanso para hundirse ante un oponente que ofreció un juego muy coral. Goran Dragic no fue tan clave (15 puntos), pero Randolph (15), Prepelic (13) y Vidmar (12) echaron una mano, mientras que mención aparte merece un estelar Luka Doncic, una vez más multiusos para rozar el 'triple-doble' (11 puntos, 12 puntos y 8 asistencias).

 

Sin sorpresas en los emparejamientos para frenar a Dragic (Ricky Rubio) y Doncic (San Emeterio), Eslovenia comenzó mandando avalado por su clarividencia para anotar desde el triple. Un demoledor 6/8 firmó en el primer cuarto para llevar la iniciativa, un daño que supo minimizar España por su mejor porcentaje de dos y el dominio reboteador.

 

Vidmar y, sobre todo, Randolph se esmeraron en cerrar la 'pintura' para reducir el impacto de los Gasol y los tiradores, al contrario que sus rivales, estuvieron negados con un terrible 0/7. Pese a todo, el partido no se llegó a romper, pese a la continua amenaza de los de Kokoskov que no dejaban de ver el aro enorme sea cual fuere el tipo de lanzamiento ejecutado desde más allá de la línea de tres.

 

El 'bombardeo' no cesaba y el porcentaje era espectacular para los eslovenos, que no perdían la ventaja en el marcador, aunque los de Scariolo veían dentro sus primeros triples (Sergio Rodríguez y Sastre) para seguir agarrados a un encuentro donde Doncic y Prepelic compensaban el menor acierto de Dragic.

 

ESPAÑA SE HUNDE ANTE LA DEFENSA ESLOVENA

 

La actual campeona se situó a la estela de su rival, pero no consiguió superarle y un parcial de 0-7 encendió las alarmas justo antes del descanso (38-47). Siete puntos de los Gasol (cinco de Pau y dos de Marc) apagaron el incendio (45-49) antes de irse a vestuarios para afrontar una segunda parte que fue la sentencia para los de Scariolo.

 

El descanso en el Sinan Erdem Arena no sentó bien a España. Atascada en ataque neutralizados los dos pívots estelares y de nuevo negada en el lanzamiento de tres, Eslovenia no perdonó una sequía española de más de tres minutos para amenazar seriamente con romper el partido (45-55, min.24).

 

El tiempo muerto obligado de Scariolo no solucionó los problemas ofensivos de un equipo que se estrellaba ante el buen planteamiento de Kokoskov, que además encontraba soluciones para compensar la buena vigilancia sobre Dragic. La aparición de la mejor versión de Randolph cortó el pequeño amago de recuperación española y el pase a la final se quedaba muy empinado para los diez minutos finales (57-73).

 

Scariolo intentó encontrar soluciones para los males de su equipo, pero Eslovenia, lanzada, ni se inmutó y ni siquiera le afectó la presión de estar ante una oportunidad histórica. La todavía actual campeona nunca pudo acercarse para meter miedo y se vio obligada a abandonar su trono.