España pierde la tradición de los 'nacimientos'