Eslovenia hace magia y cumple un sueño

Dragic y Prepelic, jugadores de Eslovenia, campeona de Europa

Eslovenia conquista Europa por primera vez. Con Dragic como estandarte, los de Kokoskov se rehacen de la lesión de Doncic y se llevan el Eurobaske (93-85).

 

FICHA DEL PARTIDO

 

ESLOVENIA: Dragic (35), Doncic (8), Blazic (7), Muric (5) y Vidmar (2) --cinco inicial--; Prepelic (21), Nikolic (4), Cancar (-), Zagorac (-), Dimec (-) y Randolph (11).

 

SERBIA: Jovic (2), Bogdanovic (22), Lucic (9), Macvan (18) y Kuzmic (6)--cinco inicial--; Bircevic (8), Marjanovic (6), Milosavljevic (2), Micic (4), Guduric (6) y Stimac (2).

 

PARCIALES: 20-22, 36-25, 15-20 y 22-18.

 

ÁRBITROS: Maranho (BRA), Conde (ESP) y Sahin (ITA). Eliminado Lucic por faltas personales en Serbia.

 

PABELLÓN: Sinan Erdem Arena de Estambul. 12.095 espectadores.

 

Eslovenia se impone a Serbia en la gran final de Eurobasket en un partidazo de todo el equipo, liderado por Dragic hasta que no pudo más y que se sobrepuso a la lesión de Doncic. Randolph y Prepelic entonces tiraron de los suyos cuando Serbia más apretaba e incluso lograba situarse por delante en el último cuarto.

 

Histórico título para la selección eslovena, el primero de su historia, para hacer realidad el sueño de todo un país mientras Serbia sigue sin conocer el triunfo absoluto en una gran competición. 

 

 

Los serbios trataron de aprovechar su poderío interior en el arranque del choque. El nuevo jugador del Real Madrid Ognjen Kuzmic jugó sus mejores minutos en el inicio, mientras que Doncic tomaba el mando de la nave eslovena para equilibrar la balanza.

 

La aparición de Dragic y Prepelic rompió el equilibrio. El base forzaba faltas con penetraciones, mientras que el alero amenazaba desde el perímetro. Dragic tomó las riendas del choque e impuso un ritmo anotador frenético, con 20 puntos en el segundo cuarto, que los de Sasha Djordjevic no pudieron aguantar.

 

Un parcial de 16-4 otorgó a los eslovenos una ventaja alrededor de los diez puntos. Mientras tanto, Serbia no perdía la cara al partido y continuaba concentrada en su labor a la espera del bajón rival, que llegó tras el descanso.

 

 

 

Eslovenia sufrió en el tercer cuarto para anotar, más aún después de la lesión de Luka Doncic, que tuvo que abandonar el partido por una torcedura de tobillo. Además, la exhibición física le empezó a pasar factura a un Dragic cansado que vio como los serbios se volvían a poner por delante a falta de cinco minutos, gracias a los buenos minutos de Milan Macvan (18 puntos) y Bogdan Bogdanovic (22 puntos).

 

Con todo en contra y las estrellas fuera de juego, los de Igor Kokoskov fueron más equipo que nunca y emergieron Prepelic desde el perímetros y Gasper Vidmar y Anthony Randolph, en el juego interior, para dar el primer triunfo continental a Eslovenia, dejando a los de Sasha Djordjevic con la miel en los labios.