Tribuna mini Saltar publicidad
Af banners las tinajas 800x800px file

¿Es posible darle un punto de vista saludable al boxeo olímpico? Un vallisoletano publica un libro

Roberto Hernández, con un ejemplar de su libro sobre boxeo olímpico.

Roberto Hernández aprovechó el confinamiento para escribir un manual para que quienes se dedican a este deporte puedan tener “una vida normal” durante y después de su carrera

No todas las noticias del confinamiento fueron malas. Efectivamente, hubo quienes consiguieron canalizar su tiempo en cosas buenas, tan buenas como es la labor de escritura y desarrollo de teorías. Y sino que se lo digan a Roberto Hernández, vallisoletano ahora residente en Cádiz, en Jerez de la Frontera, quien aprovechó el encierro desde marzo para escribir su libro ‘Boxeo olímpico. Una exploración sobre los aportes científicos para una práctica saludable’.

 

“Todo surgió porque tenía siempre en mente mi trabajo final de carrera, que hice en 2016 sobre la metodología y planificación del entrenamiento del boxeo con un fundamento saludable, quería publicar algún artículo en alguna revista para darle visibilidad”, explica el propio Roberto. “Sentía que podía aportar mucho al mundo del boxeo. Fue entonces cuando llegó la pandemia y se nos truncaron los proyectos a mí y supongo que a todo el mundo. Retomé esto y me puse a trabajar con ello de la mano de Rodrigo Damián Merlo, un profesor mexicano que ha escrito ya un par de libros y me asesoró”.

 

Y desde luego el libro cumple lo que promete. En un deporte tan exigente como es el boxeo olímpico –no confundir con el boxeo a secas- se trata de una recopilación de tesis, artículos y publicaciones científicas sobre esta competición para poder confrontarlos, compararlos y extraer buenas conclusiones.

 

“Es quizá un poco utópico porque los fundamentos del propio boxeo van contra la salud, pero al menos trato de dar un punto de vida saludable, que una persona no sacrifique su salud por este deporte”. O dicho de otra forma, que el deportista tenga unos hábitos durante su carrera para que en el momento de la retirada haya sufrido lo menos posible, tanto mental como físicamente.

 

“Que pueda tener una vida como otra persona sin una exigencia tal como es la del boxeo olímpico”, puntualiza este vallisoletano que comenzó de manera humilde en un gimnasio del barrio de San Pedro Regalado, primero con el kick boxing y luego ya pasando al boxeo disputando torneos a nivel regional. “Llegué incluso a ganar el Torneo Carlos Hernández allá por 2004 o 2005”, recuerda.

 

“Luego me metí de lleno con el entrenamiento, al mismo tiempo que compaginaba con trabajo y con estudios, estudiando INEF. Fue esa incompatibilidad la que me complicó un poco todo. Fueron unos 10 años de dedicación amateur, para luego pasar a entrenador nacional de boxeo y de preparador físico”. Labor que ahora desarrolla por ahí abajo, en Cádiz.

 

EL GIGANTE AMAZON

¿Pero y cómo ha visto la luz este libro? “Para publicarlo hemos seguido el criterio Amazon, que yo desconocía”, explica Roberto. “Es realmente fácil para una persona amateur y sin demasiados recursos económicos. Yo voy generando el manuscrito en Word en mi ordenador, lo subo a una aplicación propia de Amazon; la portada, contraportada y logo. Y una vez que subes todo Amazon te lo revisa y a los días te llega un correo con correcciones. Vas maquetando como puedes y una vez terminas Amazon no te pide una tirada de libros concreta, simplemente cuando alguien compra se hace un libro solo para esa persona. Le llega en siete o diez días y no hay que hacer una tirada de muchos libros. Se van comprando de uno en uno”.

 

Ahora, lanzado hace apenas unas semanas, Hernández ya piensa en un segundo libro con temática todavía por descubrir. “La verdad es que este primer paso ha sido una experiencia”, cuenta. Si bien es cierto que en este caso se trata de un campo muy concreto, ya que el boxeo olímpico se diferencia del que todos conocemos en que este es menos vistoso y más ‘puro’, cuidando el deporte por encima del espectáculo, Roberto no descarta nada en el futuro. “Ya veremos”, cierra con una sonrisa.

 

¿Interesado en un ejemplar? Aquí tiene el enlace a la web de Amazon.