“Es el mercado, amigos”
Cyl dots mini

“Es el mercado, amigos”

Un momento de la final disputada entre VRAC y El Salvador en Zorrilla en el año 2016. A. MINGUEZA

La decisión de llevar la final a Valencia responde principalmente a intereses económicos, por encima de la imagen del propio deporte y de los miles de aficionados vallisoletanos, lo que nos recuerda la tristemente célebre frase de Rodrigo Rato que explica cómo funcionan algunos negocios.

La Federación Española de Rugby (FER) ha hecho públicos los motivos que la llevó a decantarse por Valencia para celebrar la final de la Copa del Rey que enfrenta a dos equipos vallisoletanos y que, en sus ediciones anteriores, se celebró en la ciudad del Pisuerga con gran éxito de público y de repercusión mediática.

 

Y a uno se le viene a la cabeza la tristemente célebre frase de Rodrigo Rato para justificarse ante la Comisión de Investigación sobre el saqueo a las arcas públicas: “Es el mercado, amigos”.

 

La FER deja claro que los motivos económicos han sido decisivos para respaldar una situación ilógica y que ha hecho enfadar a los vallisoletanos. El coste de montar las vallas publicitarias, el poder del patrocinador principal (una cervecera que comparten Federación y UD Levante, competencia de la que apoya al Real Valladolid y tiene su publicidad en el Zorrilla), 10.000 euros más en la propuesta, seguro de cancelación, un estadio más lujoso, y la presentación de apoyos de entidades privadas son sido algunas de las causas esgrimidas por la Federación a favor de la candidatura valenciana.

 

Ante el poder del neoliberalismo de amiguetes al que estamos tan acostumbrados no caben sentimentalismos. Al mercado poco le importa que miles de vallisoletanos tengan que desplazarse 550 kilómetros si quieren apoyar a sus equipos. Ni privar a Valladolid de la que, merecidamente, es la fiesta del rugby español en un Zorrilla que volvería a estar abarrotado. Poderoso caballero es Don Dinero, y lo único que vale son la cantidad de ceros que caminen detrás del primer uno. Lo demás es sacrificable en favor del sistema económico, en nombre del santo padre Beneficio.

 

Más allá de los argumentos estrictamente mercantilistas, la Federación alega otros motivos -que hay que poner en cuarentena-. Si es verdad (tal y como indica FER) que la candidatura vallisoletana no ha sabido plasmar en papel el compromiso del Real Valladolid para modificar su partido de liga ni el de las Administraciones locales, provinciales y regionales, este es un grave error que queda en el debe de RugbyYa. Es sabido que todas las instituciones que juegan algún papel en la celebración de esta final en Valladolid están comprometidas con la misma, por lo que es difícil de creer que esta voluntad no se haya recogido por escrito y presentado ante la Federación. Ante el capitalismo más feroz es necesario dejar patente cualquier aval que refuerce a los aficionados por delante de los euros.