Entrenador y jugadores del Real Valladolid apuestan por la cautela: “No está hecho”

Los jugadores del Real Valladolid festejan el 0-2 ante el Numancia. LALIGA

Sergio González, Hervías y Kiko Olivas coincidieron, después del 0-3 en Soria, en que falta rematar el objetivo el próximo sábado en Zorrilla.

Alegría contenida en el Real Valladolid, como viene siendo habitual en las últimas semanas. Y es que el cuerpo técnico y la plantilla no quieren que les invada la euforia, aunque el paso de este miércoles haya sido de gigante hacia el ascenso. “No tenemos mucho que celebrar porque queda el partido de vuelta”, aseguró el entrenador, Sergio González, en el micrófono del canal ‘Movistar Partidazo’, por donde también pasaron otros protagonistas.

 

El técnico se mostró cauto a pesar del resultado en Los Pajaritos. Igual que hemos ganado 0-3, ¿por qué no nos pueden ganar ellos así en casa? En el fútbol está todo tan igualado que no te puedes relajar. Tenemos que salir a por el partido y con los cinco sentidos puestos”, expresó.

 

Reconoció que el equipo fue de menos a más y que el primer gol les ayudó a impulsarles hacia la victoria. “Ellos han empezado mejor que nosotros. Lo solventamos bien, dimos un paso adelante y el 0-1 nos vino genial. No podíamos tirarnos para atrás porque cualquier balón parado es peligrosísimo”, señaló.

 

El protagonista de ese 0-1 fue Kiko Olivas, quien se mantuvo en la línea del entrenador. “Era un partido muy cerrado y con pocas ocasiones. Ese gol ha abierto la lata. En la segunda parte hemos aprovechado muy bien los espacios, resumió.

 

El central afirmó que “el equipo está en una dinámica muy buena, con mucha confianza, ganas e ilusión. “Nos queda la última parada, que es la más importante. No está hecho nada. El fútbol es muy difícil y nos enfrentamos a un equipo muy bueno”, dijo.

 

Otro de los goleadores, Pablo Hervías, siguió en la línea de la precaución. “No está hecho. Hemos dado un paso de gigante, pero en el fútbol todo puede pasar, afirmó. Para el partido de vuelta apostó por estar muy concentrados, como si fuera el de ida”. “Quedan 90 minutos y tenemos que rematarlo, apuntó.

 

Marcó de falta directa por tercera semana consecutiva y aseguró encontrarse “con una confianza en el golpeo terrible. “Cuando estás así es una maravilla”, afirmó. No le afectó la suplencia y, de hecho, admitió que le venía “bien el descanso”. Acabé el partido del domingo bastante tocado, lleno de golpes y con algo de fatiga”, explicó.

 

 

Por su parte, el entrenador del Numancia, Jagoba Arrasate, comentó que “el partido estaba siendo igualado”. “El primero nos hace daño y el segundo nos mata. Un 0-3 no sé si nos da alguna opción. Sabemos que la eliminatoria está prácticamente imposible. Intentaremos competir y hacer un buen partido en Valladolid”, expresó.

Noticias relacionadas