En libertad el padre de una bebé de 20 días fallecida al lanzarla por los aires

Archivo.

Las diligencias, instruidas por Grupo de Homicidios de la U.O.P.J., de la Comandancia de la Guardia Civil de Ávila, y el detenido han sido puestos a disposición del Juzgado de 1º Instancia e Instrucción de Guardia.

La Guardia Civil de Ávila instruye diligencias policiales en calidad de detenido a un individuo por un supuesto delito de Homicidio por Imprudencia.

 

Durante la tarde del pasado día 9 de enero, tuvo entrada en el Grupo de homicidios de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Ávila, un oficio dimanante del Juzgado de Instrucción nº 4 de Salamanca mediante el cual se notificaba el fallecimiento de un bebé (niña), de 20 días de edad en el hospital clínico de Salamanca siendo la causa del fallecimiento una traumatismo cráneo-encefálico, de etiología violenta.

 

Tras las primeras gestiones se determina que la menor fallecida es residente en la Comarca de Pinares (Ávila), verificándose la identidad de los padres de la misma. Tras las oportunas gestiones policiales practicadas, se pudo comprobar que la niña había sido atendida, previamente en el centro de Salud de Cebreros desde donde fue derivada a la Residencia de la Seguridad Social Nuestra Señora de Sonsoles de Ávila, donde atendiendo la gravedad fue derivada al Hospital Clínico de Salamanca, falleciendo en dicho centro sobre las 13,30 horas del citado día 9 de enero.

 

De las investigaciones con los colegiados sanitarios que atendieron a la niña, los mismos, en un principio no pudieron determinar la dolencia de la niña si bien, ya en Salamanca tras las pruebas preceptivas le fue diagnosticado el traumatismo craneo-encefálico, no perceptible externamente, certificado por la autopsia de la menor, que fue realizada conjuntamente por los Servicios Forenses de Salamanca y la Comisión Nacional de transplantes al haber donado los padres de la niña los órganos a tal fin.

 

De las investigaciones se dedujo que las lesiones se produjeron, entre el 4 y el 6 de enero, al jugar el padre de la menor con la misma sin adoptar medidas de seguridad en cuanto a la sujeción de la cabeza de la niña. Dichos juegos consistieron en arrojarla hacia arriba y sobre la cama, en la creencia que dicha actuación no suponía ningún peligro para la niña.

 

Por todo lo cual se procedió a la detención, y posterior puesta en libertad a disposición judicial, del padre de la niña, como autor de un presunto delito de “homicidio por imprudencia”, al entender la carencia total de intencionalidad en el hecho investigado y porque el padre ignoraba las consecuencias de tales juegos.

Noticias relacionadas