“En España somos 1.000 deportistas de alto nivel y no nos han dado ninguna solución"
Cyl dots mini

“En España somos 1.000 deportistas de alto nivel y no nos han dado ninguna solución"

El nadador Eduardo Blasco prepara en Valladolid sus próximos campeonatos y critica la actuación del Gobierno con ciertos deportistas.

No es raro encontrarse en Valladolid deportistas de múltiples disciplinas entrenándose. La ciudad y la provincia cuentan con algunas de las mejores instalaciones deportivas, así como de residencias para deportistas, lo que hace que muchos lleguen a afirmar con rotundidad que Valladolid es una ciudad que respira deporte por los cuatro costados.

 

Hace unas semanas diferentes combinados de la selección española de Rugby estuvieron en Pepe Rojo preparándose para próximas competiciones. Ahora el nadador donostiarra Eduardo Blasco se concentra en la ciudad para prepararse para sus próximos compromisos y habla para TRIBUNA sobre ello y las dificultades que le ha acarreado la pandemia del Covid-19. 

 

Blasco ha conseguido 58 medallas en campeonatos de España, 36 veces ha sido campeón. Además, también ha competido en campeonatos nacionales de Francia consiguiendo un oro, en cuatro campeonatos mundiales, tres europeos y participó en los Juegos Olímpicos de Londres 2016. También, ha batido 28 récords en España a nivel individual y en relevos.

 

 Practica natación de manera profesional desde los 18 años. Actualmente práctica cuatro deportes de piscina: natación, apnea, natación con aletas y salvamento deportivo. La pandemia del Covid-19 ha dañado a muchos sectores y a muchos deportistas de élite les ha afectado bastante. Según Blasco, “todo lo que no sea el deporte tradicional que se salga de lo clásico ha sido un año terrible, no es lo mismo correr que nadar, no es lo mismo tirar una pelota que esquiar…”.

 

Blasco se muestra muy crítico con el Consejo Superior de Deportes (CSD) porque no han dado alternativas a los deportivas. “En otros países de Europa con un nivel similar al de España han seguido haciendo deporte a pesar del confinamiento”, apunta.

 

En España somos 1.000 deportistas de alto nivel y no nos han dado ninguna solución. Las carreras de compañeros se van a ver truncadas al haber estado tanto tiempo parados”, cuenta Eduardo Blasco, para incidir en que el deporte es muy importante para la sociedad, a nivel de salud, ya que evita muchas enfermedades y a través de su práctica personas con discapacidades pueden mejorar sus condiciones. “Muchos chavales salen de la droga gracias al deporte”, sentencia.

 

Creo que si trabajas ocho horas, cinco días a la semana y te paga el pueblo, haz caso a la gente que tienes a tu cargo”. Blasco se muestra crítico con la presidenta del CSD, Irene Lozano, porque, a su juicio, a muchos deportistas de élite les ha hecho caso omiso y no ha tenido ninguna consideración con ellos. “Nos estamos jugando nuestro futuro como deportistas, algunos compañeros y amigos no podrán volver competir al estar tanto tiempo sin entrenar porque nadie les ha dado una solución”.

 

Además, Jorge Blasco explica que lleva casi un año sin ver a sus padres, son médicos y están en contacto con el virus todos los días. “Estoy muy concienciado con la situación, soy el primero que cumple las normas, pero no se sustentan en estudios para prohibir hacer deporte”, argumenta, para incidir en que los contagios en actividades deportivas son mínimos.

 

“Con Castilla y León tengo una relación muy grande y con Valladolid más porque es donde están los mejores centros de entrenamiento. La comodidad para entrenar es uno de lo que más me gusta de la ciudad”, indica Eduardo Blasco. Ahora se van a ir a entrenar a Canarias porque es donde está mejor la situación con la pandemia, pero asegura que en cuanto pueda volverá a tierras vallisoletanas.

 

Además, a nivel personal le ha afectado. Jorge Blasco lleva casi un año sin ver a sus padres, son médicos y están en contacto con el virus todos los días, “estoy muy concienciado con la situación, soy el primero que cumple las normas, pero no se sustentan en estudios para prohibir hacer deporte” opina Blasco, ya que los contagios en actividades deportivas son mínimos.