Empate y gracias para el Real Valladolid ante el Celta
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

Empate y gracias para el Real Valladolid ante el Celta

Jordi Masip salvó los muebles de conjunto blanquivioleta tras detener un penalti a Iago Aspas. El descenso se aleja ya a ocho puntos.

En su primer partido como local en la reanudación de la liga, el Real Valladolid cosechó un trabajado empate ante el Celta de Vigo. Jordi Masip se convirtió en héroe blanquivioleta después de detener un penalti (segundo en dos jornadas) al delantero celeste Iago Aspas y de este modo permitió a los suyos sumar un punto que les aleja un poco más de los puestos de descenso. A falta de 10 jornadas, y con la cabeza casi más puesta ya en la visita al Wanda Metropolitano, el Pucela tiene una renta de ocho puntos respecto a la zona roja.

 

Fue un encuentro de trincheras en los que los de Sergio González supieron mantener su caraterística firmeza defensiva ante un Celta necesitado de puntos.  Aunque el conjunto gallego salió con la idea de controlar el balón lo cierto es que con el paso de los primeros minutos, donde sí llevó la batuta, la balanza del juego y las ocasiones se inclinaron del lado local. Con una presión alta para dificultar la salida de balón viguesa, el Pucela comenzó a hilvanar y a asomar en el área rival.

 

La primera parte no destacó en número por ocasiones de gol, aunque sí las hubo para poder desequilibrar. Míchel en el ecuador del primer tiempo enganchó un rechace en el borde del área pero el disparo se marchó alto; y en el minuto 40 llegó la más clara hasta entonces en una recuperación fruto de la presión entre Ünal y Toni, que se convirtió en una veloz conducción por parte del murciano. El extremo apuró línea de fondo y su disparo fue repelido por Rubén, quien envió a córner.

 

La recta final del primer acto fue un ir y venir donde ambos equipos abrieron sus costuras y el balón fluía de lado a lado del campo, con opciones para ambos, aunque sin excesivo peligro.

Durante la segunda mitad la figura de Jordi Masip se engrandeció por encima de todos. Antes de de la acción decisiva, el guardameta apareció en diferentes escenas, como en la mano provindencial que metió en el minuto 50 para evitar el gol gallego en las botas de Iago Aspas, quien dibujó un preciso disparo desde la frontal hacia la cepa del palo.

 

No iba a ser la última vez que se verían las caras delantero y portero. El Celta poco a poco se hacía con el balón y comenzaba a llegar con cierta asiduidad, aunque por parte blanquivioleta Joaquín primero y Toni después remataron sin éxito. Ese guion condujo al minuto 70, el del apogeo.

 

Olaza botó una falta muy peligrosa en la frontal. El balón fue repelido por la barrera pero en segunda jugada el Celta logró encontrar posición de remate dentro del área. Masip anticipó el disparo y desvió a córner, del que saldría el penalti sancionado contra el Real Valladolid por mano. Aspas y Masip una vez más frente a frente. Y de nuevo el protagonista, el bueno a ojos del aficionado pucelano, se salió con la suya: adivinó el lado y evitó el gol.

 

A partir de ahí el partido murió lentamente, ya que ni los cambios consiguieron decantar la balanza hacia uno u otro lado. El Celta, con la necesidad más cerca de sus talones, empujó aunque sin convicción, invalidado por un Real Valladolid que en una ocasión más ha dejado su portería a cero. El disparo de Denis Suárez en el minuto 91, raso y fuera, fue la confirmación del empate.

 

El Real Valladolid suma 33 puntos tras esta jornada 29, deja el descenso a ocho, y piensa ya en el sábado 20 de junio cuando visita el Metropolitano para medirse al Atlético de Madrid (22,00 horas).