Empate a remolque

Toni protege el balón

El Real Valladolid tuvo que igualar dos veces el encuentro ante el Reus para rescatar un punto (2-2).

REUS: Edgar Badia; Miramón, Atienza, Olmo, Menéndez; Borja (David Haro, min. 85), Juan Domínguez, Ledes; Querol (Tito, min. 75), Edgar Hernández, Cámara (Íñiguez, min. 56).

REAL VALLADOLID: Masip; Antoñito, Kiko Olivas, Calero, Ángel; Luismi, Anuar (Villalibre, min. 76); Toni, Óscar Plano (Gianniotas, min. 80), Iban Salvador (Míchel, min. 68); Mata.

GOLES: 1-0, minuto 26: Querol; 1-1, minuto 33: Mata; 2-1, minuto 68: Ledes; 2-2, minuto 81: Ángel.

ÁRBITRO: Pulido Santana. Mostró tarjeta amarilla al local Atienza y al visitante Calero.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 12 de LaLiga 1|2|3, disputado en el Municipal de Reus ante 2.138 espectadores.

Pese a que por sensaciones el Real Valladolid fue mejor que el Reus, sobre todo en la primera mitad, el empate (2-2) hizo justicia a lo expuesto por ambos conjuntos. Los de Luis César desperdiciaron varias ocasiones claras y su rival las metió para adelantarse por dos veces. Mata, primero, y Ángel devolvieron la igualada que los catalanes deshicieron.

 

Los primeros minutos del Pucela invitaron a pensar que la victoria era más que factible. El inicio se jugó en el campo del Reus, con varias ocasiones para los blanquivioletas. La más clara la dispuso Iban Salvador, que aprovechó un balón en largo para plantarse solo ante Edgar Badía. El portero le ganó la partida y, al más puro estilo fútbol sala, sacó un pie espectacular para repeler el remate.

 

La fuerza se fue diluyendo y el Reus comenzó a ganar la batalla en el centro del campo y acercarse a la meta de Masip. Aunque el control era visitante, la sensación era de liada y gol en contra en la primera gran ocasión local. Y así fue. En un balón en largo, en el que Kiko Olivas recibió falta en el salto, Calero se durmió y Querol le robó el balón para encarar al cancerbero catalán y disparar al palo largo.

 

El 1-0 no sentó mal al Real Valladolid porque estuvo bastante cómodo y siguió llegando a la portería rival. Provocó muchos saques de esquina, pero materializó el empate en otra acción a balón parado. Toni buscó la sorpresa en un lanzamiento de falta raso, el balón pegó en un defensa y le cayó a Mata como un regalo. El pichichi de la categoría no se puso nervioso y sumó el undécimo tanto a su cuenta particular.

 

Los blanquivioletas quisieron más e insistieron para encontrar el segundo gol. Continuó acechando el área local, donde Toni, con un balón al palo, e Iban Salvador, al lateral de la red, pudieron deshacer el 1-1 con el que se llegó al descanso.

 

En perjuicio del Pucela, el ritmo en la segunda mitad fue más bajo. Hubo que esperar hasta el minuto 62 para que los de Luis César hilaran una buena jugada. Iban Salvador metió un buen balón al espacio para la carrera de Mata, que, escorado, buscó asistir a Plano para que solamente tuviera que empujarla a la red. Gran ocasión que no pasó de ahí, ya que un defensa cortó el pase para despejarlo a córner.

 

Se vino arriba y asedió la meta de Edgar Badía, aunque no logró meterla entre los tres palos. Un jugadón de Toni por la derecha le valió para llegar a la línea de fondo y dejarla atrás, donde apareció Mata para disparar; la pelota salió rozando el larguero.

 

El perdón le costó caro. El Reus no pisó demasiado el campo visitante, pero cuando lo hizo pegó fuerte. Masip realizó un paradón en un tiro dentro del área, la jugada siguió y Ledes colocó el esférico en el palo largo para que el portero blanquivioleta no pudiera alcanzarlo.

 

Con el 2-1, el partido se abrió y los dos equipos dispusieron de buenas oportunidades, lo que metió el miedo en el cuerpo al Pucela, que no había recibido demasiadas. Masip tuvo que aparecer para desviar a córner, a mano cambiada, un cabezazo. De testarazos fue el momento, ya que Luismi tuvo que sacar otro prácticamente en la línea de gol.

 

Los blanquivioletas no dejaron de creer y en una jugada volvió a empatar, con algo de fortuna. Un córner sacado al corazón del área cayó en la zona de Ángel, que entró con todo y golpeó la pelota. Un remate flojo que se convirtió en gol, ya que Edgar Badía se resbaló y se le coló por debajo de su mano izquierda.

 

Pese a que restaron diez minutos para la conclusión, ninguno de los dos conjuntos pudo meter mano al otro. Por lo tanto, el choque terminó con ese 2-2 que deja a los pucelanos con 19 puntos. El próximo domingo, 5 de noviembre, jugarán contra el vecino del Reus, el Nàstic de Tarragona. El partido tendrá lugar en Zorrilla a partir de las 18:00 horas.