Empate a imprecisiones entre Valladolid y Valencia (0-0)

BORIS GARCÍA
Ver album

El conjunto blanquivioleta se llevó un punto que no le sirve de mucho en su pelea por la salvación, después de no conseguir materializar nada en un encuentro igualado pero insulso.

FICHA DEL PARTIDO

 

Real Valladolid: Jaime; Rukavina, Rueda, Valiente, Peña; Larsson (Jeffren, min. 22), Álvaro Rubio (Rossi, min. 77), Víctor Pérez, Óscar; Guerra, Manucho (Bergdich, min. 58).

 

Valencia CF: Guaita; Joao, Vezo, Javi Fuego, Bernat; Keita, Parejo; Feghouli (Piatti, min. 61), Fede (Oriol Romeu, min. 90+1); Vargas (Míchel, min. 79), Alcácer.

 

Goles: no hubo.

 

Árbitro: César Muñiz Fernández (C. Asturiano). En el Valladolid enseñó tarjeta a Álvaro Rubio. En el Valencia mostró amarilla a Javi Fuego.

 

Incidencias: partido disputado en Zorrilla, correspondiente a la 32ª jornada de la Liga BBVA ante 16.009 espectadores.

Real Valladolid y Valencia se repartieron los puntos este domingo en el choque disputado en el estadio José Zorrilla tras no conseguir marcar ni un solo tanto en noventa minutos de juego. En un partido igualado de principio a fin, los ataques de ambos conjuntos estuvieron más bien desacertados, Jaime atinado y como consecuencia lógica, un punto para cada que no sirve a ninguno de los dos en sus respectivos objetivos.

 

La primera parte comenzó con unos minutos de tanteo que condujeron a Valencia y Valladolid a entrar en una fase de poco acierto. Guerra, Manucho y Larsson se peleaban en los dominios de Guaita, pero el Valladolid, como en tantos partidos de esta temporada, pecó de inocente para crear y fabricar ocasiones.

 

Así las cosas, con un Valencia sin muchas ganas de dejarse el alma en el partido, fueron transcurriendo los minutos y llegaron un par de oportunidades casi por inercia. Jaime salvó un mano a mano providencial a Alcácer, a lo que respondió Larsson mandando un balón fuera por milímetros. No era el día de ninguna de las dos delanteras. Y por si fuera poco, el sueco tenía que dejar su hueco a Jeffren por lesión tras recibir un fuerte pelotazo en la cara que le dejó KO.

 

No variaron mucho las cosas pese al cambio. Mostraba buena fe el Pucela, pero como eso no lo es todo en el mundo del fútbol fue el Valencia el que tuvo a punto de irse con ventaja en el marcador al descanso, de no ser porque Alcácer mandó el esférico por encima en la última de la primera mitad. Tras una primera mitad insulsa, tocaba dejar todo para la segunda.

 

Y la cuestión es que no varió mucho la cosa tras el tiempo de asueto. Valencia y Valladolid siguieron coleccionando imprecisiones y desaciertos, sobre todo unos desesperados Óscar y Paco Alcácer. Y no fue por falta de ocasiones. En un carrusel de idas y venidas, conscientes ambos equipos de que un punto para cada no servía para nada, ninguno tuvo el acierto necesario.

 

Ni siquiera los cambios metidos por JIM –muy pitado el que se fuera Manucho por Bergdich, por cierto- y por Pizzi parecieron dar una vuelta de tuerca al partido. Fede, de los más activos de los de naranja, se topó con Jaime en repetidas ocasiones y entre Guerra y Óscar no terminaban de encontrar el hueco que llevara al premio del gol.

 

Así fueron transcurriendo los minutos, con una grada crecida y que confiaba en el equipo. Mención especial para los más de 16.000 que se juntaron en Zorrilla para dar ese aliento al equipo, pese a que en algunos días como los de hoy no haya tanto acierto. Porque sí, siguieron llegando algunas oportunidades a través de un Bergdich que sí cambió algo al Pucela, pero no había manera.

 

Así las cosas, con la tensión del momento y un simple punto, los de Juan Ignacio Martínez terminaron por desesperarse y solo está el consuelo del punto conseguido. La próxima semana, otro paso más a dar en un campo complicado como es El Sadar.