Ellos también sienten

Uno de los muchos gatos con los que cuenta ANERPA.

En Valladolid hay 25 animales que están buscando una casa de acogida, según ANERPA, la Asociación Nacional Española de Rehabilitación y Protección Animal.

Muchos son los animales que se encuentran por la calle, solos y sin hogar. Según ANERPA, la Asociación Nacional Española de Rehabilitación y Protección Animal, en Valladolid hay 25 animales que están buscando una casa de acogida, un poco de cariño y alguien al que regalar todo el amor que un día les robaron.

 

Los perros, los gatos o los pájaros tienen necesidades y complicaciones, al igual que cualquier ser vivo. Son muchas las personas que, en el momento que su mascota le supone una complicación, decide deshacerse de ella. Como si no tuviesen corazón. El animal puede enfermar y necesitar atención y un gasto extra en la economía de su dueño que tal vez no quiera afrontar. Puede darse el caso de un comportamiento que no resulte de agrado para el dueño hasta llegar a la desesperación y plantearse en abandono. O quizá la vejez del propio animal. Son muchas las razones injustificadas para dejar a un lado al único ser vivo que ha estado a tu lado de manera incondicional.

 

Algunos pueden sobrevivir en la calle, otros muchos terminan atropellados o en las manos de personas sin corazón. Tener un animal de compañía es una responsabilidad muy importante porque otro ser vivo depende de tus cuidados. No es un objeto. Siente. Llora. Sufre. Quiere ser feliz.

 

La Asociación Nacional Española de Rehabilitación y Protección Animal recoge perros, gatos y pájaros que se encuentran en estado lamentable de abandono. “En verano, además de heridos, también están deshidratados”, explica una de las colaboradoras de la asociación. “Creemos que se puede deber a que la gente se va de vacaciones, el perro que compraron por reyes ha crecido demasiado o porque no se ha calmado y sigue siendo un animal hiperactivo”.

 

El animal que se acoge con más facilidad son los perros y los gatos porque las aves necesitan a unos agentes especializados que les atiendan, sobre todo si son aves protegidas. “Para nosotros lo fundamental es la rehabilitación del animal” expone la colaboradora alegando que solamente se dan en adopción cuando los animales están repuestos y con su plan de vacunación. “No importa el tiempo que pase, lo único que queremos es que el animal consiga volver a sentirse bien”.

 

Adoptar a un animal y hacer que sea feliz es totalmente gratuito porque la asociación se hace cargo de los gastos que conlleva su salud, además de la alimentación y el bienestar del mismo. “La persona solamente tiene que estar por y para el animal”, afirma la colaboradora de ANERPA. La gente que adopta normalmente ya ha tenido animales con anterioridad y saben todo lo que conlleva; no es algo que puedas llevarte y dejarlo a un lado. Necesitan atención y mucho amor. También se da el perfil de personas que adoptan por primera vez, pero que tienen claro lo que quieren; un animal de compañía y un nuevo miembro de la familia.

 

No todos consigue el objetivo deseado, en tres años, esta asociación solamente ha sufrido un caso sobre un perro que no encontró familia. “Adoptaron a la perrita, pero poco después la volvieron a abandonar”, explica esta amante de los animales añadiendo que la perrita fue adoptada con el paso del tiempo por otro miembro de la asociación y que ahora vive con ellos. “La persona que la adoptó nos engañó y está denunciada, además, ha tenido que pagar una sanción impuesta por el Ayuntamiento de 3.500 euros”.

 

No dejes que ninguno más llore, sufra o muera por no tener unos brazos que le den cobijo. La adopción es más solidaria que la compra de un animal porque demuestra amor y respeto por los mismos. Estos animales que fueron abandonados con anterioridad son extremadamente agradecidos al ser adoptados porque ya han conocido el rechazo.