El VRAC se queda sin Copa y sin puntos tras perder ante Ordizia (13-25)
Cyl dots mini

El VRAC se queda sin Copa y sin puntos tras perder ante Ordizia (13-25)

El VRAC no define en ataque, facilita puntos al rival en defensa y queda eliminado de la Copa del Rey

No atraviesa el VRAC Quesos Entrepinares su mejor momento. Lo dicen los resultados, las sensaciones y las consecuencias. La cuarta derrota consecutiva, esta vez frente al AMPO Ordizia, elimina automáticamente al conjunto azulón de la Copa del Rey y le deja en una incómoda situación clasificatoria transcurridas seis jornadas de la División de Honor. Hay tiempo por delante para rehacerse como equipo, pero no será en la Copa del Rey.

 

Un Ordizia rodado y fortalecido defensivamente asaltó Pepe Rojo con las ideas muy claras, sin apenas cometer errores y amortizando sus pocos ataques. El VRAC no estuvo cómodo en ningún momento y Ordizia esperaba con calma el error de los locales, que desgraciadamente siempre llegaba. Los golpes pasados por Valentín Cruz propiciaron un colchón a los del Goierri desde el minuto 10, cuando llegaron los tres primeros puntos. Taibo respondió con el pie, pero fue un espejismo. La lesión de Raúl Calzón, que volvía meses después por otra cuestión médica, tampoco ayudó a levantar el ánimo.

 

Haciendo las cosas fáciles, AMPO fue abriendo brecha en el marcador. Con el 3-6 en el minuto 17, el 3-9 en el minuto 22 y un ensayo de Oier Goia, transformado por Cruz, en el minuto 28, se abrió una brecha ya insalvable. De nada sirvió el castigo pasado por Taibo antes del descanso, en uno minutos de dominio total por parte del VRAC, que cada jornada que pasa eleva los problemas para definir sus embestidas.

 

Tras el intermedio, la línea de llevar la iniciativa se multiplicó, así como paralelamente la falta de contundencia en los metros finales. Ordizia armó un muro infranqueable y sobrevivió a base de atascar al Quesos en los metros finales y mostrarse letal en cada acercamiento. O, al menos, productivo. Primero con un drop de Valentín Cruz (6-19) y poco después con otro castigo (6-22) que maniató a un VRAC que necesitaba un mundo para hacer puntos. Los de Merino pasaron 20 minutos en veintidós contraria y no fueron capaces de rascar puntos. Reforzados, los guipuzcoanos pisaron campo contrario y sentenciaron con otro castigo. No fue hasta el minuto 74, ya tarde para la remontada, cuando Pablo Gil sumó el primer ensayo azulón, transformado por Javi López (13-25).