El VRAC Quesos Entrepinares dice la última palabra en Las Terrazas

Un puntapié de castigo de Kemu Valetini decide un partido que parecía decantado a favor del Lexus Alcobendas gracias a un ensayo de castigo a favor de los locales en el 79´

Partido de poder a poder el que se vivió en Las Terrazas entre dos de los candidatos a levantar títulos en la presente temporada del rugby nacional. De hecho, se veían las caras el actual campeón de la Copa del Rey, Lexus Alcobendas, y el vigente campeón de la División de Honor, el VRAC Quesos Entrepinares. Además, ambos se habían enfrentado hace unas semanas en la Supercopa de España, un duelo que se saldó con un solvente triunfo quesero. De aquel partido, ambos conjuntos se fueron conscientes de que por delante había mucho trabajo y que la maquinaria había que engrasarla. La jornada 6 de la Liga medía a dos equipos con suficiente margen para haber carburado, y así quedó demostrado en Las Terrazas. La igualdad fue la gran protagonista del enfrentamiento, que no se resolvió hasta la penúltima jugada, en el minuto 79.

 

Antes pasaron muchas cosas. Por ejemplo, que el VRAC entró muy bien en el partido, con ganas y contundencia. Se topó, de primeras, con una férrea defensa madrileña, pero también con la primera oportunidad de sumar puntos gracias a un castigo. La ocasión no la desaprovechó Kemu Valetini, que estuvo especialmente acertado con el pie y terminó por ser decisivo. Los tres puntos en contra espolearon al Lexus Alcobendas, que se volcó hacia campo azulón para empatar en el minuto 17 por medio de un puntapié entre palos del siempre fiable Bradley Linklater.

 

El partido entró en una fase de alternativas, con llegadas a veintidós frenadas por parte de unas defensas que tuvieron mucho trabajo y que demostraron su potencial. El Quesos desaprovechó varias intentonas para sumar su primer ensayo y Alcobendas no lo hizo. Así, en el minuto 27 Fede Villegas hizo bueno el empuje granate a escasos metros de la zona de marca y terminó posando el oval, transformación incluida de Linklater para el 10-3 provisional. Y tan provisional, porque cinco minutos después el Quesos respondía con un ensayo de Axel Papa tras una gran jugada colectiva que nació de una melé en la que se impuso y bloqueó al Alcobendas. Hooper desconcertó a los locales con una patada a seguir que cazó en carrera Wessel-Bell, que recorrió más de medio campo y dejó en bandeja la marca a Taibo y Papa, que se entendieron para el ensayo del segundo. Con ese 10-10 se llegó al descanso. Un marcador relativamente corto que no hacía pensar en la locura que se viviría durante el segundo tiempo. Lo que no cambiaría sería la igualdad.

 

La reanudación dejaría lo mismo que el comienzo del partido, un puntapié de Valetini, esta vez desde el centro del campo, que colocaba el 10-13, volteado por Lexus Alcobendas gracias a un ensayo de Dani Marrón y de nuevo al acierto de Linklater. Kemu aseguraría otros tres puntos en el minute 50, pero esta vez el siguiente ensayo no sería local sino visitante. La marca nacería, nuevamente, de una melé con introducción quesera y tras un buen movimiento de José Basso. El VRAC movió rápido: Tani, Hooper, Taibo, Valetini…y John Wessel-Bell para, con la transformación, irse hasta el 17-23.

 

Pero lejos de decantar la balanza, el partido siguió por los mismos derroteros: marcador ajustado y opciones de puntuar para ambos equipos en cada jugada. La siguiente sería para el Lexus, con Domínguez y Linklater para el 24-23. La respuesta, otra vez, de Wessel-Bell en el minuto 71 y cuando se entraba ya en un momento decisivo.  

 

Tras varias fases en veintidós, Tani encontró al sudafricano y el marcador reflejó el 24-30 a menos de 10 minutos para el final. El VRAC se aferró al buen hacer de su defensa, pero se vio excesivamente exigido en melé y terminó concediendo un doloroso ensayo de castigo en un momento crítico que situaba un frustrante 31-30. Parecía que no quedaba tiempo para más, pero al cronómetro de Eki Fanlo le restaban dos jugadas. Y en la penúltima, Alcobendas cometió un error imperdonable en una melé centrada, regaló un castigo ante la presión ejercida en el empuje por la delantera quesera y Kemu Valetini reafirmó su buen día con un puntapié certero que selló el definitivo 31-33.