El VRAC no decepciona ante el Ciencias Rugby Sevilla
Cyl dots mini

El VRAC no decepciona ante el Ciencias Rugby Sevilla

Imagen del partido. JUAN CARLOS OGAZÓN

El equipo de Diego Merino se mantuvo muy serio durante los 80 minutos de partido

El VRAC Quesos Entrepinares volvió con fuerza siete meses después del parón competitivo. El primer partido oficial de la temporada 2020/2021 planteaba un duelo complicado frente a un siempre ambicioso Ciencias que llenaba de incógnitas la cita. Pronto quedó demostrado que la buena imagen mostrada en el amistoso de Las Terrazas no fue cuestión de pretemporada sino de la seriedad con la que el cuerpo técnico del VRAC ha gestionado el regreso de la División de Honor.

 

Ni dos minutos tardó el Quesos en lograr el primer ensayo del curso. Nació de una melé y lo firmó Pedro de la Lastra tras una gran carrera por el ataque derecho de los azulones. Ciencias se encontró demasiado pronto con un varapalo y buscó reaccionar, lo hizo tímidamente con un castigo que pasó Rafael Migale (3-5). Al mismo respondió Carrió poco después haciendo buena la voluntad ofensiva del VRAC, que volvería a posar por medio de Pedro de la Lastra en el minuto 30, logrando una amplia ventaja que daba cierta tranquilidad y mostraba las credenciales del actual campeón de Liga. Carrió afinaba y pasaba para un solvente 3-15 que sería poco después un 3-18 gracias a un nuevo puntapié de Carrió. Antes del descanso, Ciencias sumaba otros tres puntos con el pie de Migale (6-18).

 

La segunda parte no dejó grandes cambios. El VRAC midió los tiempos, dosificando jugadores y manteniendo el buen nivel de la primera parte. Los castigos pasados por Carrió aseguraban poco a poco la victoria, sin perder de vista el acumulado de ensayos para optar al siempre ansiado bonus ofensivo. Se acercó con el tercero, firmado por Moala, su primero en partido oficial con el VRAC en todo un despliegue de potencia. El neozelandés no parece una de las piezas nuevas del Entrepinares, más bien todo lo contrario.

 

Con los cinco puntos en el bolsillo, se trataba de asegurar la defensa y no cometer errores de bulto. Y así fue. Ciencias se encontró con un muro y se quedó sin ensayar. Además, pagó su valentía con un contragolpe protagonizado por Guillo Mateu, que corrió de campo a campo para poner la cuarta marca que situaba el 6-35 con el que se llegaría al final del partido.

 

La victoria no fue la única buena noticia del domingo. La respuesta del equipo a los nuevos tiempos, con jugadores jóvenes, de la cantera y los que llevan tiempo en el club, respondieron a la perfección para dejar intacta la ilusión por un nuevo curso lleno de retos pese a las circunstancias.