El VRAC juega con fuego, y se quema en casa frente al Barcelona

Barça-VRAC. JCR

El equipo vallisoletano sufre su segunda derrota consecutiva y está muy cerca de la eliminación copera.

22 – VRAC Quesos Entrepinares: Raúl Calzón, Steve Barnes, Alberto Blanco, Daniel Stöhr, Guido Albertario, KaloKalo Gavidi, Coke Ortiz, Nathan Paila, Pablo Gil, Gareth Griffiths, Hamish Graham, Álvar Gimeno, Ignacio Guerra, Guillo Mateu y John Wessel-Bell

También jugaron: Chris Eaton, Francisco Blanco, Jose Basso, Pablo Miejimolle, Pablo César Gutiérrez y Álex Gutiérrez Müller

 

37 – Barça Rugbi: Omar Miniño, Martín García Veiga, Ramiro Pacheco, Tomás Borghi, Nicolás Zas, Baptiste Bougueard, Michael Hogg, Rochedi Mirabet, Joaquín Hardoy, Bautista Guemes, Imanol Ubaldo, Rodrigo Ávalos, Bruno Granell, Felipe Alegría y Artiom Kovalenko

También jugaron: Molinari, Ferrer, Muñiz y Gómez Waite

 

Parciales: 7-0, min. 7: Ensayo de Pablo Gil y transformación de Gareth Griffiths; 7-3, min. 11: Transformación de castigo de Bautista Guemes; 7-10, min. 25: Ensayo de Felipe Alegría y transformación de Bautista Guemes; 12-10, min. 33: Ensayo de Guillermo Mateu; 19-10, min. 37: Ensayo de Guido Albertario y transformación de Guillermo Mateu; 22-13, min. 54: Transformación de castigo de Gareth Griffiths; 22-18, min. 56: Ensayo de Baptiste Bougeard; 22-25, min. 65: Ensayo de castigo para FCB; 22-30, min. 69: Ensayo de Bautista Guemes

 

Árbitro: Íñigo Atorrasagasti. Amonestó a Alberto Blanco, Pablo César Gutiérrez y Chris Eaton.

 

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 2 de la División de Honor de Rugby 2018/2019 disputado en Pepe Rojo

Con la emotividad del homenaje a José Ángel Hermosilla y con Ignacio Guerra debutando como titular en la División de Honor, el partido acumuló en la previa motivos suficientes para estar en Pepe Rojo. A ello se sumó desde los primeros compases del duelo la ambición y competitividad de un Barcelona que no especuló y fue a por todas desde el pitido inicial.

 

El VRAC comenzó a estirarse y a pisar campo contrario, generando las primeras jugadas de peligro a base de buenas patadas de Guillermo Mateu y Álvar Gimeno, que no tardarían en protagonizar el primer ensayo quesero. Mateu se fue hacia la izquierda, arrastró a varios jugadores del Barça, y encontró a un Álvar que a su vez leyó a la perfección la carrera de Pablo Gil, que ensayó en solitario. Griffiths certificó el 7-0 para el VRAC, que pasó un minuto después a ser un 7-3 con la transformación de Bautista Guemes.

 

El partido se atascó ante las imprecisiones de ambos conjuntos. El encuentro, sin un dominador claro, estaba llamado a romperse si el VRAC conseguía otra marca o a apretarse si los catalanes lograban volver a sumar. Los de Sergio Guerrero gozaron de una ocasión para ello con el pie, lejana, y Bautista Guemes la desperdició. Pero los azulgrana no se rindieron y se aprovecharon de unos momentos dubitativos del VRAC, que no hilvanaba fases con claridad ni se mostraba contundente defensivamente. Así, cerca de la media hora, Felipe Alegría irrumpió por el flanco izquierdo del ataque rival y ensayó para el 7-10 con la transformación de Guemes.

 

El Quesos estaba obligado a espabilar. El tropiezo de la primera jornada y el doble valor del partido, sumatorio para el grupo clasificatorio de semifinales coperas, exigía una reacción de inmediato. Después de varios minutos de posesión y ataque, con varios castigos a favor y la delantera dominando, Álvar Gimeno arriesgó con una patada que cazó Guillermo Mateu y que supuso la segunda marca del VRAC. A 5 minutos del descanso, el Entrepinares se sintió confiado para ir a por más, y rechazó intentos a palos para buscar una nueva marca, que consiguió Guido Albertario y ratificó Griffiths. 19-10. Hubiese sido un gran resultado al descanso visto lo visto durante la segunda parte, pero el Barcelona consiguió con un castigo el 19-13 con el que arrancaría el segundo tiempo.

 

Un segundo acto que no comenzó muy diferente al primero, con el Barça buscando hacer daño sobre la línea de marca. El VRAC resistió pese a que los barceloneses llegaron a cantar el ensayo en varias ocasiones. El Quesos abortó el peligro momentáneamente y, vía Griffiths, lograba otros tres puntos que colocaban un 22-13 poco convincente. Menos lo sería cuando Baptiste Bougeard premiaba el buen trabajo de los visitantes con un nuevo ensayo que suponía el 22-18. El fallo de Guemes en la transformación fue un alivio para la afición quesera que se daba cita en Pepe Rojo, pero lo peor estaba por llegar.

 

Inoperante, el VRAC no pasaba del centro del campo y el Barcelona comenzó a creérselo. Baptiste Bougeard llevó el partido al 22-25 con un ensayo en el minuto 54. Una marca que hizo perder los papeles el VRAC. Dos amonestaciones en seis minutos, de Alberto Blanco y de Peisi, lo complicaron todo un poco más. El Quesos se quedó con 13 jugadores y el Barça amplió la herida con un riguroso ensayo de castigo y otro de Guemes que con 22-30 a falta de 11 minutos lo ponía casi imposible. Cuando el VRAC estaba a punto de recuperar la igualdad numérica, otra amarilla, esta vez a Chris Eaton. Ni verse contra las cuerdas espoleó al Quesos, que murió de la peor forma posible: en su propio campo y con un último ensayo de Julián Gómez que hizo estallar de alegría a los suyos.

 

Dos derrotas consecutivas en una semana, más que en toda la temporada anterior, y casi eliminados de la Copa del Rey. Un arranque ya irreversible que debe servir para reflexionar de cara al futuro cercano, medio y lejano.