El VRAC gana la Copa del Rey y aumenta su leyenda

La plantilla del VRAC Quesos Entrepinares celebran la victoria. ALBERTO MINGUEZA
Ver album

El conjunto quesero derrota al Complutense Cisneros (33-15) y confirma la supremacía de Valladolid en el rugby español. Lleno absoluto en Pepe Rojo en una excelente mañana deportiva.

 

VRAC QUESOS ENTREPINARES (33): Sergio Valverde, Pablo César Gutiérrez, Alex Woonton, Lucas Lastra, Ignacio Molina, Borja Estrada, Kalo Gavidi, Leigh Thompson, Pablo Gil, Dan Snee, Rodrigo López, Gareth Griffiths, Alex G. Müller, Guillermo Mateu y Frederic Montagut. También jugaron: Pablo Miejimolle, Alberto Blanco, Mateo Agudo, Manu Mora, Casey Stone, Manuel Sevillano, Diego Gorosito y Steve Barnes.

 

COMPLUTENSE CISNEROS (15): Francisco Blanco, Pablo Hayali, Sebastián Hattori, Ignacio Villanueva, Guillermo Espinos, Michael Hogg, Martín Fernández, José Luis del Valle, Feijoo, Andrew Norton, Francisco Soriano, Juan Boccardo, Matías Tudela, Juan Cano y Francisco Hernández

 

Parciales: 3-0, min. 23: Transformación de castigo de Gareth Griffiths; 3-5, min. 28: Ensayo de Hattori; 3-5, min. 31: Ensayo de Thompson y transformación de Griffiths; 10-8, min. 34: Transformación de castigo de Norton; 17-8, min. 42: Ensayo de Snee y transformación de castigo Griffiths (descanso); 20-8, min. 50: Transformación de castigo de Griffiths; 23-8, min. 63: Transformación de castigo de Griffiths; 26-8, min. 71: Transformación de castigo de Griffiths; 33-8, min. 73, ensayo de Manu Mora y transformación de Griffiths; 33-15, min. 80: Ensayo y transformación de Norton.

 

Árbitro: Pedro Montoya. Amonestó a Matías Tudela.


Incidencias: Final de la Copa de SM El Rey 2015 disputado en los Campos de Pepe Rojo. 

El VRAC Quesos Entrepinares aprovechó el factor campo y su mayor experiencia en finales para conquistar una nueva Copa del Rey de rugby. El equipo vallisoletano se ha convertido en el máximo dominador de este deporte en España, sustendado por un proyecto deportivo serio que lidera el técnico Diego Merino y, por supuesto, apoyado en un fiel patrocinador y una afición incondicional que volvió a poblar las gradas de Pepe Rojo.

 

El partido tenía muchos atractivos. No solo porque en juego estaba el segundo título en importancia del rugby español, sino porque se sumaba a la fiesta un histórico como el Complutense Cisneros que regresaba de esta forma a la elite de luchar por los campeonatos como hiciera años atrás. Además, en las filas madrileñas milita el vallisoletano Francisco Blanco, ex jugador del Quesos Entrepinares que enfrente no solo tenía a sus antiguos compañeros de siempre, sino también a su hermano Alberto. Ambos han protagonizado la imagen del cartel anunciador de esta finalísima.

 

El partido fue intenso, igualado y con una sensación de situar el título al alcance de cualquiera de los dos equipos. Empezó mandando el VRAC en el minuto 23 con una transformación de Gareth (3-0), pero un ensayo de Hattori dio la primera ventaja al Cisneros (3-5). La reacción quesera le llevó a sumar enseguida gracias a un ensayo de Thompson transformado por Gareth (10-5), pero la reacción llegó por medio de Norton para escribir el guión de un primer tiempo sin tregua (10-8). El estirón vallisoletano llegó al filo del descanso, con un nuevo ensayo transformado que dejó el resultado en un esperanzador 17-8 con todo por resolverse en el segundo acto.

 

Pero en esa reanudación, el VRAC explotó por completo su dominio y ya no dio opción a su rival. Dos transformaciones de Gareth abrieron las distancias (23-8) para llevar al partido a un estado único; el del control y la fiesta por anticipado. Las transformaciones siguieron llegando, sumadas a un ensayo de Manu (33-8) que solo hicieron de la final un monólogo local para agrandar la leyenda de este Quesos Entrepinares que hace un nuevo hueco en sus vitrinas a esta Copa del Rey ganada con total merecimiento.

 

Ahora solo falta saber si la Liga también tendrá un desenlace similar. De momento, todo está de camino... y apunta también hacia Valladolid.