El VRAC consolida su liderato con una gran triunfo ante Burgos
Cyl dots mini

El VRAC consolida su liderato con una gran triunfo ante Burgos

El conjunto de Diego Merino cierra 2020 sin derrotas en liga y se prepara para revalidar el título de la Copa Ibérica ante Os Belenenses.

El VRAC Quesos Entrepinares logró con mucho esfuerzo y sacrificio una gran victoria de conjunto frente a un Universidad de Burgos – Bajo Cero que no hizo más que confirmar en Pepe Rojo que hay que tenerle en cuenta para absolutamente todo. Un rival gigante y un partido igualado hicieron que mereciera la pena y mucho volver a ocupar los asientos del campo vallisoletano. El duelo exigió a los jugadores, pero también a la afición, que supo empujar al equipo cuando más lo necesitó.

 

Con la victoria, el VRAC se consolida como líder de la División de Honor y cambiará de año en la primera plaza, dejando atrás un 2020 en el que no conoce la derrota en clave liguera. Para hablar a nivel general habrá que esperar al próximo domingo, cuando dispute frente a Os Belenenses la Copa Ibérica.

 

A nadie le decepcionó lo que en la previa ya se intuía como un encuentro de poder a poder entre dos grandes equipos. Tanto VRAC como Aparejadores sabían lo que se iban a encontrar enfrente. Fue un partido de alternativas, jugándose en ambas veintidós y con una intensidad defensiva que a 20 minutos del final dejaba un escueto 6-6 que, pese a los pocos puntos, era sin duda alguna un gran partido de rugby. Muchas fases, mucho juego, muchos empujes y pocas interrupciones. El reloj voló mientras los espectadores disfrutaban.

 

No llegaría el primer ensayo hasta el minuto 60, lo cual delegó la responsabilidad de que el marcador se moviese a los pateadores. Un cara a cara entre Tomás Carrió y David Weersma que acabaría en tablas, porque todos los castigos de los que dispusieron se colaron entre palos. Primero fue el jugador quesero, ex de los burgaleses, el que subió tres puntos para el VRAC en el minuto 10, repitiendo en el minuto 24 y tras dos intentonas ofensivas en las que el Entrepinares, intuyendo un tanteo bajo, quiso asegurar puntaje. La lesión de Peisi, relevado por Raúl Calzón, trastocó parcialmente los planes de Diego Merino. Antes del descanso, y mientras los arreones de ataque de uno y otro equipo se sucedían, un puntapié de Weersma dejó el marcador al intermedio en un igualado 6-3 que prometía una gran segunda parte.

 

Mientras Burgos movía el banquillo, el VRAC aguantaba y el partido se mantenía por los mismos derroteros. La sensación en Pepe Rojo era de que podía pasar cualquier cosa, más si cabe cuando en el minuto 55 Weersma con otra patada colocaba el 6-6. Pese a ello, la madurez y paciencia del Quesos daría sus frutos, y tras varios intentos en unos buenos minutos azulones, los de Merino encontraron el hueco por su lado izquierdo y Axel Papa lograba el primer ensayo del partido. Carrió no transformó (11-6) y se llegó a los últimos minutos con máxima igualdad. De nuevo el VRAC tiró de frialdad y, sin concesiones al rival, asestó el ensayo definitivo por medio de Tani Bay, que estuvo inteligente en una melé en veintidós contraria para posar con rapidez ante la incredulidad de los burgaleses (16-6). La última jugada daba oportunidad a Aparejadores para sumar el bonus defensivo, pero los de Juan González erraron al elegir touch en vez de palos y se fueron de vacío de Pepe Rojo.