El verano ya llegó

Según la RAE, se denomina verano a la “época más calurosa del año, que en el hemisferio septentrional comprende los meses de junio, julio y agosto. 

En el hemisferio austral corresponde a los meses de diciembre, enero y febrero”. El denominador común es que es la estación del año en la que hay más horas de sol y solemos tener más tiempo libre, disfrutando de periodos de vacaciones largos. Por este motivo todos creamos expectativas alrededor de esta época estival, haciendo planes de viajes, descubrimientos, aventuras, descanso y reencuentros.

 

Cada verano es diferente, aunque todos se llenaran de anécdotas que recordaremos para siempre, pero claro, no es lo mismo si tus planes son ir de visita al pueblo de tus abuelos o irte a una playa de Malibú. Eso sí, todos soñamos con un buen verano en la mejor compañía.

 

Esta estación del año es como la vida misma, muy diferentes unas de otras, y hay quien prefiere hacer muchas cosa y hay quien no quiere hacer absolutamente nada, más que desconectar. ¿Y tú? ¿Cómo pasas las vacaciones?

 

Cosas que puedes hacer en verano estés donde estés

 

Ya seas de los afortunados que se irán de vacaciones a un lugar soñado, ya sea de aquellos a los que les toca quedarse en la ciudad, la realidad es que hay muchas cosas que podemos hacer y aprovechar el tiempo de relajación en verano sin importar donde estemos.

 

Una de las cosas que podemos hacer es aprovechar para ordenar todas esas fotografías que hemos ido tomando durante todo el año y para las que nunca tenemos tiempo de poner cada una en su lugar.

 

También podemos dedicarnos en cuerpo y alma a una actividad creativa y sacar ese artista que todos llevamos dentro: tal vez modelar con barro, hacer un collage, desempolvar nuestra cámara réflex y tomar fotos de la ciudad…

 

Sin duda, para las parejas, es una buena idea reavivar la pasión en verano con conjuntos de lencería para lucir tu moreno, recurriendo a la mejor selección de ropa interior de mujer con la que seguro te sentirás más sexy y atractiva y tu pareja lo notará. En el caso de ellos, también podéis usar ropa interior atractiva o hacer realidad alguna fantasía con algún disfraz. Si no os convence esta idea, también podéis optar por regalar un conjunto bonito a vuestra pareja para disfrutarlo juntos.

 

Podemos aprovechar el verano para hacer alguna reforma o simplemente cambiar el mobiliario de lugar para darle un aire distinto a nuestro hogar. Seguro que en el proceso nos deshacemos de un montón de cosas inservibles que hemos ido acumulando y nos quitaremos un gran peso de encima, con un espacio más ordenado y más funcional.

 

Si estás cerca del mar, o te vas unos días la playa, nada como recoger conchas para tu colección, dar largos paseos por la orilla, fotografiar atardeceres y tomarse un coctel exótico en una tumbona con vistas al mar.

 

Puedes hacer una lista de propósitos para hacer a partir de septiembre. La idea principal es disfrutar haciendo la lista y, al mismo tiempo, ser conscientes de que la mayoría de esas cosas terminaremos por no hacerlas. Así evitaremos frustraciones innecesarias, pero tal vez consigamos hacer alguna de las que apuntamos y podemos darnos por satisfechos.

 

Una gran idea es hacer un curso online de algún tema o algún programa que no controlas y en el que estás interesados. Ya sabemos que el saber no ocupa lugar, de hecho es muy provechoso y podremos recordar ese verano como aquel en el que aprendimos tal o cual cosa.

 

Tal vez prefieras quedar con ese amigo al que siempre tienes ganas de ver pero con el que nunca quedas por falta de tiempo. Seguro que os echáis unas risas y pasáis un rato divertido sin prisas, sin mirar el reloj, incluso sin mirar el móvil. Toda una hazaña.

 

Y si aún no has encontrado a tu media naranja, aprovecha el verano para enamorarte. Tocar, besar, abrazar, el verano es la época perfecta para dar rienda suelta al amor. Tal vez solo vivas un amor de pasajero, una aventura de verano que recordarás con cariño, o quién sabe, tal vez encuentras a esa persona con la que quieres compartir el resto de tu vida, cogerla de la mano, y no soltarla nunca jamás.

 

En definitiva, el verano, una estación en la que parece que el tiempo se ralentiza, ofrece las mejores condiciones para hacer eso que siempre dejamos en pausa a la espera de tener una oportunidad.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: