El VAR castiga al Real Valladolid contra el Atleti
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

El VAR castiga al Real Valladolid contra el Atleti

Griezmann celebra el 2-3 ante el Real Valladolid. A.MINGUEZA
Ver album

El árbitro pitó un penalti en contra del Pucela y no dio uno a favor, que sí fue, tras las revisiones de ambas jugadas y los blanquivioletas cayeron por 2-3.

REAL VALLADOLID: Masip; Antoñito, Kiko Olivas, Calero, Nacho; Míchel (Borja, min.86), Alcaraz; Keko, Óscar Plano (Leo Suárez, min.84), Toni (Leo Suárez, min.75); Ünal.

ATCO. DE MADRID: Oblak; Arias, Savic, Godín, Filipe Luis (Thomas, min.60); Correa (Gelson, min.75), Rodrigo, Koke, Saúl; Griezmann y Kalinic (Vitolo, min.69).

GOLES: 0-1, minuto 26: Kalinic; 0-2, minuto 45+1: Griezmann (p.); 1-2, minuto 57: Calero; 2-2, minuto 63: Saúl (p.p.); 2-3, minuto 80: Griezmann.

ÁRBITRO: Undiano Mallenco, asistido en las bandas por Sobrino Magán y Prieto López de Cerain y en el VAR por González Fuertes. Mostró tarjeta amarilla a los locales Óscar Plano, Alcaraz y Toni, y al visitante Koke.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 16 de LaLiga Santander, disputado en el Estadio José Zorrilla ante 22.585 espectadores.

El VAR no va con el Real Valladolid. Así quedó demostrado en el partido contra el Atlético de Madrid, en el que dos jugadas clave cayeron del lado rojiblanco. El Pucela se marchó otra vez engañado al no señalarle un penalti a favor por mano de Arias, mientras que sí se pitó otro de Kiko Olivas. En un choque de empate, los detalles marcaron la derrota blanquivioleta (2-3).

 

Con más ambiente que fútbol, el partido se desarrolló con demasiada parsimonia en el inicio. Las jugadas duraron menos que las entradas en taquilla, y es que ninguno de los dos equipos logró su objetivo. Aunque el peso lo llevó el Pucela, que sí mostró más cariño hacia el balón. Pisó área, hizo atrapar varios balones a Oblak y poco más, ya que Ünal, ni el resto de los atacantes, contactó con la pelota.

 

Mientras, el Atleti se mostró tranquilo, conocedor de la calidad de sus jugadores y confiando en que la liasen en algún momento; situación por la que suele apostar. La intensidad no faltó, ni las entradas. En una de esas faltas, al borde del área, los de Simeone pudieron adelantarse en el marcador, pero el lanzamiento de Koke no superó a la barrera.

 

Los rojiblancos fueron a más y terminaron pillando a los locales. Griezmann levantó la cabeza y puso un balón medido a la carrera de Kalinic, que se encontró cómodo para sacar un disparo y batir a Masip. Esto es el Atleti, que a la mínima te hace un traje y en esta ocasión el sastre apareció a los 26 minutos.

 

Pero el Pucela siguió a lo suyo y volvió a meter al Atleti cerca de su área. Así llegaron las dos mejores ocasiones de la primera parte -ambas desde la izquierda y nacidas en las botas de Nacho-, que tuvieron el mismo final: la nada. Primero, Plano remató alto; y después, Ünal lo hizo algo desviado.

 

Aunque lo peor estaba por llegar justo antes del descanso. Griezmann sacó un disparo sin oposición en buena posición, la pelota golpeó en el brazo de Kiko Olivas y Masip realizó un paradón. La jugada continuó y, finalmente, el VAR entró. Undiano Mallenco fue a revisar la acción y señaló penalti. El francés se encargó de lanzarlo y colocó el balón en la escuadra para hacer el 0-2 en el tiempo de añadido.

 

Jarro de agua fría para un Real Valladolid que recibió dos duros golpes en un primer acto que acabó con silbidos para los árbitros, al entender que estaban perjudicándole. Pero el resultado no le mermó ni con ese último gol ‘psicológico’, ya que a la vuelta de vestuarios siguió apretando a su rival. Ünal avisó con un cabezazo que despejó Arias casi sobre la línea, aunque lo mejor iba a llegar poco después.

 

En seis minutos mágicos, dos acciones a balón parado, de saque de esquina, lo cambiaron todo. En la primera, Calero cabeceó a portería un balón que Oblak tocó, pero no pudo sacar y acabó en la red; mientras que en la segunda, Ünal le ganó la partida a Godín, remató con la testa hacia el centro del área, el esférico golpeó en Saúl, se coló entre las piernas de Arias y terminó siendo el 2-2. Zorrilla enloqueció y apretó más que nunca.

 

El juego volvió a ser el rácano del inicio del partido, por lo que el Pucela volvió a estar en peligro. Cualquier acción del Atleti podría convertirse en oro; y así fue. La defensa blanquivioleta no acertó a sacar el balón del área, Rodrigo disparó, la pelota pegó en Savic, quedó muerta y finalmente el serbio abrió para que Griezmann fusilara a Masip con un tiro cruzado.

 

Minuto 80 y 2-3, pero esto no había acabado. El VAR volvió a ser protagonista, aunque esta vez en una jugada de ataque del Pucela. Nacho puso un centro desde la izquierda y el balón golpeó en la mano de Arias. Undiano Mallenco paró el partido, pero ni siquiera se acercó a ver la jugada y acató la decisión de González Fuertes desde Las Rozas: que siga el juego.

 

El público se enfadó todavía más, pero ahí sí acabó el partido para el Real Valladolid, que no pudo hacer más. De hecho, la última la tuvo Griezmann, a quien Masip dejó sin triplete. El VAR castigó, una vez más, al Pucela, que se quedó sin premio en un partido marcado por los detalles en las áreas.

 

El conjunto blanquivioleta despedirá el 2018 el próximo sábado (20:45 horas) en San Mamés, donde se estrenará en Primera en un campo que ya conoce por el filial del Athletic.

Noticias relacionadas