El vandalismo acaba con todos los murales en honor de Doris Benegas

Cuatro pinturas en homenaje a la ex dirigente, repartidas en diferentes barrios de Valladolid, han sido destrozadas en una acción coordinada.

 

La memoria de Doris Benegas en Valladolid ha sido borrada. Entre el martes 6 y el miércoles 7 de diciembre los cuatro murales pintados por el artista Manuel Sierra han aparecido manchados de pintura gris.

 

Se trata de unas obras que en su origen levantaron controversia, ya que hubo ciudadanos que protestaron por su contenido y por rendir homenaje a una persona reivindicativa que, entre otras, fue imputada por la Audiencia Nacional debido a su participación en la manifestación 'Rodea el Congreso'. En especial el de la calle Gondomar en la Rondilla, en el que se dibujaron la bandera de la II República española, la ikurriña de Euskadi, y las banderas de simbología nacionalista de Cataluña, Galicia y Castilla.

 

La polémica se extendió cuando una de las personas ayudantes de Sierra fue multada con 1.500 euros por parte de la Policía Municipal, lo que llevó en noviembre al grupo Sí Se Puede a preguntar por esta situación al equipo de Gobierno.

 

Estas pinturas comenzaron a crearse en octubre de 2016, para conservar el recuerdo de Doris Benegas, abogada y líder del partido Izquierda Castellana que estaba afincada en Valladolid, ciudad donde falleció -con 64 años- el 29 de julio de este mismo año. La política nació en Caracas en 1951, de padre español exiliado por la Guerra Civil y madre venezolana con origen líbano-palestino. Y pronto nació en ella el gen revolucionario, situándose como abogada en la lucha antifascista, contra el narcotráfico, y, más recientemente, al lado de la plataforma Stop Desahucios.

 

En la primera mitad de los años 70 Benegas llegó a Valladolid, previo paso por el País Vasco donde comenzó sus estudios de Derecho, donde comenzó a trabajar en la FASA. De allí fue despedida por su participación en las luchas obreras, todo ello antes de convertirse en candidata a la alcaldía de la ciudad en las filas del partido Unidad Popular-Pueblo Revolucionario.A lo largo de su vida ha sido relacionada con el entorno abertzale y defendió jurídicamente a algunos presos de ETA.

 

Según fuentes del Ayuntamiento consultadas durante el miércoles, tanto de la Concejalía de Medio Ambiente (Limpieza) como de la de Movilidad (encargada de la Policía), apuntaron a que se trata de actos vandálicos, una vez que desde el Consistorio no han ordenado borrar estos murales. Estos ataques se suman a los que la noche anterior sufrió la sede del partido Izquierda Castellana, que amaneció con pintadas de apología fascista.

 

La calle Salud en la Pilarica, San Bartolomé en los Pajarillos, Gutiérrez Semprún en las Delicias, y Gondomar en la Rondilla son las ubicaciones de estos trabajos.

Noticias relacionadas