El Valladolid Club de Esgrima se vuelca en el Campeonato de España en San Lorenzo del Escorial
Cyl dots mini

El Valladolid Club de Esgrima se vuelca en el Campeonato de España en San Lorenzo del Escorial

Fernando Casares fue subcampeón en sable y las chicas consiguieron un bronce por equipos en espada

Tras cuatro días y multitud de tocados, finalizó el Campeonato de España en San Lorenzo del Escorial, al que el VCE asistió con 13 inscripciones a dos armas y tres categorías. Un breve cómputo final deja los resultados más destacados del subcampeonato de España de Fernando Casares en sable y del bronce por equipos de las chicas de espada. 

 

Destacar que de las tres categorías, JUNIOR, SUB23 y ABSOLUTO, la única abierta era la intermedia, siendo el acceso al Campeonato de España Junior y Absoluto por clasificación por ranking. 

 

De este modo, las 5 espadistas: Dora Kiskapusi, María Mateos, Cristina de Vargas, Rocío Saucedo y Naiara Moreno además de Noé Bermejo (Junior y Abs) y Diego Rodríguez (Junior). A estas 7 espadas, sumaríamos también a Fernando Casares, clasificado en Ssable. 

 

Todos ellos, por los resultados de la temporada que finaliza, clasificados entre los mejores de España, ganaron su clasificación por derecho propio. 

 

La competición abrió con el campeonato junior, con Noé y Diego como los representantes del VCE. 2 victorias para cada uno en la fase de grupos, llevó a Noé a las siguiente fase la de clasificación, donde cayó ante Emilio Fernández finalizando en la posición 20, mientras Diego era el 23. 

 

La siguiente competición fue el Campeonato de España sub23, la única categoría abierta, por lo que el VCE acudió con un gran número de inscritos. De todos ellos, la mejor fue María Mateos con una sensacional 5ª posición, quedándose a tan solo 1 punto del podio tras caer por 12 a 13 ante Alba Isidro de la SAMA de Madrid. Una pena también el caso de Noé Bermejo al que otro puntito lo apartó de una mejor clasificación: cayó ante Elizari por 14 a 15 finalizando el 13º, seguido de su compañero Marcos Gutiérrez que caía ante el campeón Javier Fernández y que fue el 14, como los mejores clasificados.  En la siguiente jornada entró el campeonato sénior donde el VCE consiguió clasificar a 7 esgrimistas. 

 

En primer lugar el sable con Fernando Casares como único VCE. El madrileño que había vencido el campeonato del 2018 y que el año pasado quedó el 12, dio un golpe sobre la mesa desde un principio eliminando a Alonso Martín, luego a Jaime González y a Alonso Santamaría, para meterse de lleno en las semifinales donde enfrentado al jovencísimo Santiago Madrigal, campeón en junior, subcampeón en sub23, pero que se estrelló contra el tesón y la constancia de Fernando que se metía en la final con un ajustadísimo 15 a 14. 

 

La final, contra Iñaki Aramburu del Esgrima Madrid, no pudo caer del lado pucelano, por lo que Casares, de vuelta al podio otro año más, finalizó con una extraordinaria PLATA que lo acredita como subcampeón de España, un veterano con mucho que decir en el sable nacional. 

 

Concluyendo el campeonato individual continuaba el arma de la espada, donde el gran equipo femenino de Kiskapusi, Mateos, Saucedo, Moreno y de Vargas se complementaba con la participación de Noé Bermejo en su tercer campeonato de España del fin de semana. No fue la mejor participación, cayendo todos en el cuadro de 32, excepto Dora Kiskapusi que tras vencer a Candela Lozano por 15 a 14, entraba en el cuadro de 16 ante Alejandra Cisneros, cayó por un 11 a 15 que la dejó en la posición 12. María Mateos, la 17 fue la siguiente VCE clasificada. 

 

Tras la finalización del campeonato individual, le tocaba ahora a los equipos. El Valladolid, consiguió clasificar al campeón de 2018, el de espada femenina de Dora, María, Rocío y Naiara, que disputarían un cuadro con las 8 mejores. El primer asalto, ante Alcobendas fue para nuestras chicas por un 42 a 33. Ya en semifinales, tocaba enfrentarse a uno de los equipos más fuertes, el CELC de Madrid. El comienzo por delante aguantó hasta el 14 a 12, pero un parcial 1 a 9 puso por delante a las madrileñas que no dejaron la delantera hasta el 36 a 45 final. 

 

Se perdió el lugar en la final, pero tocaba pelear por el bronce ante el Olimpo de Madrid: no hubo lugar a la duda, una victoria contundente para Valladolid que con un 45 a 24 conseguía revalidar otro podio y ganarse un merecidísimo bronce nacional para un equipo que dio mucha gloria y que tras la retirada de la competición de Kiskapusi, deberá rehacer sus efectivos. El gran trabajo de Dora durante tantos años con su Maestro Moncho Alarcia, que también abandona la alta competición, ha tenido un bonito cierre celebrado en lo más alto.