El Universidad de Valladolid se despide de Fuente la Mora con un partido especial

Leal, Raulito y Balle celebran un gol en un partido anterior. V. ÁLVAREZ

El equipo dirigido por Kike Molina recibe este sábado (16:30 horas) al Tres Cuñados.

La penúltima jornada de este Grupo I de Segunda B llega tras dos semanas de parón, al que el Universidad de Valladolid se fue con malas sensaciones. Los de Kike Molina quieren despedir el curso de la mejor manera posible y, para ello, buscará el primer paso con una victoria ante el Tres Cuñados, a quien recibe este sábado desde las 16:30 horas en Fuente la Mora.

 

Las tres últimas derrotas le dejaron fuera de la pelea por las posiciones de Copa del Rey. Ahora, con 43 puntos pelea por alcanzar una cuarta plaza que se encuentra a cinco unidades. El objetivo es muy diferente, pero el conjunto universitario no tirará la toalla en su lucha por acabar con la mejor cara.

 

Molina, entrenador del Uni, reconoció que “la temporada se está haciendo un poco larga”. “Ahora algunos chicos están centrados en los exámenes y otros en sus trabajos”, apuntó. Las dos semanas de vacaciones forzadas “se han notado un poco”. “Espero que en estas dos jornadas demos todo lo que nos quede”, señaló.

 

La mejor noticia de todas en este tiempo ha sido el regreso a los entrenamientos de Picolo. Pese a ello, el benaventano no ha entrado en la convocatoria. “No está en plenitud de condiciones para jugar”, aseguró el técnico.

 

Los universitarios saben que este curso Fuente la Mora no ha sido el fortín que esperaban. “Se nos han ido demasiados puntos de casa”, reconoció. Por ello, tratarán de despedirse con un triunfo para recuperar sensaciones.

 

Enfrente estará un equipo que sufrió una de las mayores desgracias esta temporada, con el fallecimiento de uno de sus jugadores tras un trágico accidente de tráfico. A pesar de las circunstancias, el conjunto gallego siguió compitiendo y afronta la penúltima jornada desde la novena posición con 25 puntos.

 

Del Tres Cuñados, Molina resaltó a su portero y a Dilín. La diferencia de posiciones no hace que los vallisoletanos se confíen, ya que conocen los peligros de su rival. “Un partido alocado les beneficiaría”, señaló el entrenador.

Noticias relacionadas