El Universidad de Valladolid quiere seguir en la senda ante el colista

El Universidad de Valladolid, antes de un partido. SERGIO SANZ

El conjunto dirigido por Kike Molina tratará de lograr una nueva victoria este sábado (19:00 horas) en casa del San José.

Con la sonrisa recuperada, el Universidad de Valladolid disputará otro derbi este fin de semana. Lo hará este sábado, a partir de las 19:00 horas, en el feudo del San José. Tras la victoria frente al Atlético Benavente, el conjunto dirigido por Kike Molina intentará mantenerse en la buena senda.

 

Tiene una oportunidad perfecta para ello, ya que visita al colista de este Grupo I de Segunda B. Después de volver a ganar, tras una racha de seis jornadas sin hacerlo, el conjunto universitario sabe que debe seguir sumando de tres en tres para no distanciarse más de la zona alta y, a su vez, recortar la diferencia. Paso a paso, los de Molina deben reducir la distancia de cinco puntos que les separa en este momento del tercer puesto.

 

Clasificarse para la próxima Copa del Rey es el ya tradicional objetivo de la escuadra vallisoletana, aunque para lograrlo ha de ir partido a partido. Para el siguiente no podrán estar ni Miguelín, por lesión, ni Muñoz, por sanción. “No han accedido a ver el vídeo y se han guiado por el acta, que no reproduce lo que realmente pasó”, explicó el entrenador. Los otros diez futbolistas -dos porteros y ocho jugadores- forman la convocatoria. “He preferido dejar los juveniles al Sénior del Tierno Galván, que no atraviesa por un buen momento. Podemos afrontar el partido con ocho”, señaló.

 

Sin duda, lo que más preocupa a Molina es “el campo”. “Es demasiado pequeño, de unos 34x17, pero debemos dedicarnos a jugar al fútbol sala, que es lo que sabemos hacer. He ido a jugar con las chicas allí más veces y sé dónde voy”, comentó. Aunque espera que su equipo imponga el juego y consiga una victoria que le permita afianzarse arriba.

 

Por su parte, el San José tan solo ha ganado una vez en Liga y, precisamente, fue frente al Uni (3-4) en el encuentro de la primera vuelta. Los salmantinos cuentan con cinco puntos, debido a otros dos empates, y es el equipo que más goles ha encajado (101). Acumula tres derrotas consecutivas y no puede conceder más unidades si desea salvar la categoría, por lo que los vallisoletanos deberán ponerse el mono de trabajo para pelear el triunfo.

Noticias relacionadas