El Unión Arroyo gana la Liga de Tercera y lucha por conseguir 35.000 euros para ascender a Segunda B

El conjunto de La Flecha se ha ganado el ascenso a la categoría de bronce de fútbol sala tras vencer 8-2 al Tres Columnas y podría acompañar al Universidad de Valladolid la próxima temporada, si el dinero lo permite.


 

El fútbol sala de Valladolid sigue de enhorabuena esta temporada. Tras el título conseguido por el Uni en Regional Femenina, el Unión Arroyo ha logrado el esperado campeonato de Tercera este sábado, al vencer 8-2 al Tres Columnas. Tanto unos como otros se han ganado el derecho a ascender de categoría; a Segunda en el primer caso y a Segunda B en el más reciente.

 

Pero el mayor impedimento en ambas situaciones es el dinero. "Necesitamos entre 35.000 y 40.000 euros para ir bien. Podríamos tirar con menos, pero tendríamos que llevar la comida de casa, viajar en coches... Ya no es como antes", afirmó Víctor Bartolomé, presidente y segundo entrenador del Arroyo. Sabe que "la cosa está difícil", pero espera encontrar el apoyo de "empresas, instituciones y el Ayuntamiento".

 

Víctor lleva trabajando "tres meses" para intentar captar esas partes que les puedan ayudar a cumplir el sueño del ascenso a Segunda B. De hecho, si finalmente se da, sería esta misma plantilla la que disfrutase de la etapa en la categoría de bronce; aunque tendría que hacer "tres retoques" para tapar las bajas. "Uno se va de Erasmus, otros no quieren y algunos no pueden por trabajo", explicó.

 

Porque el presidente de la entidad arroyana tiene claro que "sirve todo el mundo para jugar en Segunda B". "No vamos a buscar jugadores para deshacer el grupo. Lo que más me gusta es el grupo humano que se ha formado", señaló.

 

Y al frente de él se encuentra Félix Martínez, exportero del Universidad de Valladolid, que cambió las paradas por la dirección desde el banquillo en el equipo vecino. "Es un tío que vale. En su segundo año ha conseguido lo que llevábamos tiempo buscando", comentó Bartolomé sobre el técnico.

 

"La ilusión la tenemos", dijo el presidente, quien reiteró que "el problema es el dinero". "Somos un equipo modesto que se ha ganado el derecho a base de trabajo", apuntó. Si lograra el premio más grande, Valladolid tendría dos equipos en Segunda B con el Arroyo y el Uni, algo que no sucedía desde que este último coincidió con el Cabezón hace ya varios años.

 

Así, el paso de las semanas guiará a un Arroyo que luchará "por todos los medios" para alcanzar su objetivo. "Tenemos tiempo y margen hasta el 30 de junio, pero tiene que estar todo cerrado. Si veo que las cosas van avanzando, deposito la fianza; y si al final no sale adelante, avisaré a la federación", sentenció Bartolomé.