El Unión Arroyo asciende a Segunda B para disfrutar una temporada después

El Unión Arroyo celebra el ascenso en el vestuario

El conjunto vallisoletano derrotó al Castro Urdiales en la eliminatoria por un global de 15-6 y prepara el camino para regresar a la categoría de bronce.

Solo una temporada ha tardado el Unión Arroyo en regresar a Segunda B, categoría que perdió hace un año en su primera experiencia en el tercer escalón del fútbol sala nacional. Un gran curso con un gran final, puesto que en la fase de ascenso pasó por encima de su rival, el Castro Urdiales, a quien ganó 8-3 en la ida y 3-7 en la vuelta, imponiéndose por un global de 15-6.

 

Pese a la gran diferencia, la satisfacción y la alegría no fueron pequeñas; ni mucho menos. “Sin menospreciar al rival, fuimos muy superiores. La competición cántabra tiene un nivel más bajo que en Castilla y León. Los chicos han hecho un gran papel y una gran temporada”, expresó el entrenador y presidente, Víctor Bartolomé.

 

La ventaja de la ida les aportó cierta tranquilidad para la vuelta, aunque el Castro Urdiales apretó al principio empujado por su afición. De hecho, las malas noticias llegaron al conjunto vallisoletano, que perdió a Adri por lesión a los tres minutos de partido. Pero ni eso frenó al Arroyó, que afrontó el resto del choque “cómodo y sin sobresaltos”.

 

Así, tras el global de 15-6 y el billete para Segunda B sacado, el Arroyo tiene unas semanas para decidir si su futuro está en la categoría de bronce o prefiere continuar en Tercera. “Soy cauto y prudente. Tenemos que hacer una reunión con los jugadores que quieran comprometerse cuando pase la euforia. Nos queda mes y pico para planificarlo. Yo me comprometo a buscar el dinero a través de sponsors, comentó Bartolomé.

 

El Arroyo cifra en unos 35.000 euros el presupuesto para Segunda B. “Podría recortarse si ahorramos costes en desplazamientos, pero hay que contar con los gastos fijos de arbitrajes, mutuas, vestimentas... Si no podemos, nos quedamos en Tercera, explicó.

 

Pero el presidente es optimista y ya ha empezado a pensar en bronce. “Estamos trabajando en traer refuerzos. Quiero que Virgi salga del cuerpo técnico y juegue porque nos daría un plus de calidad dentro del grupo”, dijo. De hecho, también aseguró que busca un “entrenador externo” y apuntó el nombre de Fernando García ‘Garci’, uno de los hombres más reconocidos en el fútbol sala vallisoletano.

 

Lo que tiene claro Bartolomé es que, si todo va sobre lo previsto, dará todo para que Arroyo recupere su sitio en Segunda B. La espina del curso anterior sigue en el conjunto blanquillo y ahora la situación sería diferente. El año pasado no disfrutamos nada y ahora ya sabemos lo que nos vamos a encontrar”, sentenció.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: