El Uni ve cortada su racha en Guardo

Los vallisoletanos no mostraron su mejor cara ante el duro rival del norte de Palencia (8-4).

 

Guardo FS: Gómez, Rubén, Rubén Gonzalo, Amrani y Adrián. También jugaron: Héctor, Iván, Alberto González, Luis Miguel y Jonatan.

 

Universidad de Valladolid: David, Ofa, Leal, Miguelin y Balle. También jugaron: Víctor (p.s.), Muñoz, Isaac, Raulito, Dani Martín y Rulo.

 

Goles: 1-0, min4: Amrani; 2-0, min13: Héctor; 3-0, min17: Alberto González; 3-1, min20: Raulito; 4-1, min21: Luis Miguel; 4-2, min21: Balle; 5-2, min 24: Luis Miguel; 6-2, min27: Adrián; 6-3, min28: Ofa; 7-3, min33: Amrani; 7-4, min37: Muñoz; 8-4, min39: Amrani.

 

Árbitros: Merino González, de Segovia, y Prieto González, de Salamanca. Mostraron tarjeta amarilla a los locales Luis Miguel, Amrani y Alejandro, y a los visitantes Víctor y Balle. Expulsaron, por doble amarilla, al visitante Dani Martín.

 

Incidencias: Partido correspondiente a la Jornada 11 del Grupo I de Segunda B.

No pudo ser. El Universidad de Valladolid pagó la escasez de intensidad ante el Guardo y el conjunto palentino lo aprovechó para asestar golpes en forma de goles. La dura derrota (8-4) llegó en un pleno crecimiento del equipo dirigido por Kike Molina, que se vio sin opciones de puntuar.

 

El flojo partido del Uni sucedió ante un rival que no perdona y que está asentado en los puestos privilegiados de la tabla. El parcial de 3-0 antes del descanso puso cuesta arriba las cosas para un equipo que se vio superado en todos los aspectos.

 

Por demérito suyo y trabajo del rival, no hubo ni una pequeña esperanza para que el conjunto vallisoletano pudiera remontar. El gol de Raulito sirvió para poner el 3-1, pero rápidamente fue contrarrestado. Igual ocurrió con el de Balle, el 4-2, ya que tras este los locales comenzaron a distanciarse en el marcador.

 

Ofa anotó el 6-3 y Muñoz, que regresó tras superar la intervención, el 7-4, pero de nada valieron. Los palentinos asestaron el golpe final para cerrar un derbi que tuvo color guardense y colocaron el definitivo 8-4 en el marcador.

 

Al terminar el partido, Kike Molina compareció en rueda de prensa y reconoció que su equipo "no ha estado". Más allá de lo estrictamente deportivo, el técnico hizo de portavoz de la plantilla por "el desencanto con un rival". "Es el peor contra el que nos hemos enfrentado. En ese otro fútbol sala, los árbitros le han consentido todo y se ha pasado los 40 minutos pinchando a nuestros jugadores. Esta situación debe cambiar", explicó, aunque quiso dejar claro que no escudó la derrota en este asunto.

 

En la próxima jornada, la duodécima, el conjunto vallisoletano volverá a jugar lejos de casa frente al Tres Cuñados. Con este encuentro despedirá el año 2016.