El último fin de semana del invierno será primaveral

Una terraza, con parte de su mobiliario sobre la franja que delimita el espacio reglamentario.

El último fin de semana del invierno estará marcado por un tiempo estable, cielos poco nubosos, temperaturas más altas de lo normal, menos en Canarias.

En la Península y en Baleares se prevé "poca cosa", es decir, algún intervalo nuboso en Canarias y en el Cantábrico a primeras horas del día el sábado pero después quedarán cielos poco nubosos o despejados en toda la Península y Baleares, excepto quizá algún bando de niebla en Castilla y León, Galicia y Asturias, aunque se disiparaán por la mañana.

Respecto a las temperaturas, ha comentado que subirán en general menos en el Alto Ebro, País Vasco, Navarra y La Rioja, pero sin variaciones muy marcadas. En general, ha apuntado que se esperan valores de 20 a 22 grados centígrados en buena parte del interior peninsular y que las máximas estarán en torno a 5 grados por encima de la temperatura promedio.

Por ejemplo, ha dicho que se esperan 24 grados centígrados (ºC) este sábado y domingo en Córdoba y 25ºC el lunes, con mínimas de 6ºC; 23ºC en Valladolid el fin de semana y 24ºC el lunes y 4ºC de mínima, por lo que ha destacado la importante "diferencia térmica, de 18 o 19ºC, entre el día y la noche, algo que es "típico de marzo y del principio de la primavera cuando hay cielos despejados".

Tras este panorama, ha explicado que el lunes comenzará la primavera astronómica en la Península a las 11.29 horas con un ligero descenso de las temperaturas y con chubascos y alguna tormenta en Canarias. En el resto del país podría aumentar la nubosidad en la mitad sur, donde puede haber nubes medias y altas y quizá algún chubasco aislado y sin gran cantidad de precipitación.

En el norte de la Península solamente se esperan algunos intervalos nubosos y es "muy poco probable que llueva" y las temperaturas bajarán ligeramente en la mitad oeste peninsular.