El UK100 se devalúa tras el Brexit

El miedo a invertir en Reino Unido se apoderó en seguida del mercado internacional y dejó varios afectados. 

Junio de 2016 marcó un momento crucial para la historia de Reino Unido. Los ciudadanos británicos se reunían para decidir el futuro del país y su permanencia en la Unión Europea. Tras un intenso recuento de votos en el que el SI y el NO mantenían una lucha constante por conseguir el primer puesto, se hacía oficial el resultado de la votación y el país se detenía durante unos segundos. Reino Unido votaba a favor del Brexit. En cuestión de minutos, los medios de comunicación se hicieron eco de la noticia y extendían el caos y la incertidumbre en todo el planeta. Las consecuencias no tardaron en llegar: el mercado británico se tambaleaba y la libra se desplomaba hasta llegar a mínimos históricos. En cuestión de horas, la libra esterlina se había devaluado un 25% con respecto al euro y un 22% con respecto al dólar. Tras observar de primera mano las consecuencias del Brexit, muchos inversores optaron por trasladar su capital a otros países de la Eurozona para resguardarse de la tormenta que estaba a punto de sacudir el mercado británico.

 

El miedo a invertir en Reino Unido se apoderó en seguida del mercado internacional y dejó varios afectados. Entre ellos podemos destacar el UK100, que se devaluó tras conocerse los resultados del referéndum. Sin embargo, lo que para muchos era una noticia que perjudicaría el desarrollo político del país, suponía una gran oportunidad para aquellos inversores extranjeros que, tras la devaluación de la moneda, consideraron que se encontraban ante el mejor momento para invertir en el mercado y obtener beneficios una vez que el país se recuperara de la crisis económica y política que estaba a punto de atravesar.

 

En la actualidad, los analistas estadounidenses prevén un futuro prometedor y todo apunta a que el FTSE 100 podría experimentar un crecimiento de hasta el 15% en el próximo año. Además, destacan que la devaluación del FTSE 100 sería una buena oportunidad para comprar acciones de empresas que, a día de hoy, se encuentran infravaloradas y venderlas una vez que el mercado se haya recuperado completamente. Las probabilidades de sufrir posibles pérdidas se reducirían al mínimo, puesto que el mercado se encuentra en uno de los niveles más bajos de su historia y es poco probable que la tendencia bajista siga aumentando. Además, según los pronósticos de expertos, se espera que la crisis económica de Reino Unido tenga un efecto rebote y que el precio del UK100 crezca incluso con más fuerza de la que se espera. Si se cumplen los pronósticos, los inversores que decidan comprar acciones a bajo precio tras la devaluación de las empresas saldrían beneficiados y podrían llegar a duplicar el capital invertido.

 

Como se puede observar, las criptomonedas se encuentran en una etapa de desarrollo con grandes vistas hacia el futuro. La sorprendente salida de Reino Unido de la Unión Europea y, con ello, la devaluación de la libra, suponen una oportunidad para los inversores extranjeros puesto que la infravaloración de las empresas les permite comprar acciones por un precio más reducido. Esto les podría reportar un doble beneficio. Por una parte, se puede observar un constante crecimiento del mercado con el reciente cierre de las velas al alza. Además, se prevé que en los próximos meses el valor del UK100 se incremente en un 15% y continúe cerrando en números verdes. Si a esto añadimos la probable revalorización de la libra, las ganancias se podrían multiplicar considerablemente.