El Tribunal Superior de Justicia también rechaza el recurso de Tordesillas para salvar el Toro de la Vega

El Ayuntamiento de la Villa recurrió la sentencia del Contencioso que rechazó el Decreto de la Junta de Castilla y León para prohibir desde 2016 el torneo con muerte del animal. 

La pretensión del Ayuntamiento de Tordesillas ya fue rechazada anteriormente por el Tribunal Constitucional en diciembre de 2016 -desestimaba el recurso del Ayuntamiento al entender que la norma autonómica no vulneraba competencias municipales- y posteriormente por el referido Juzgado de lo Contencioso-Administrativo, resoluciones desestimatorias a las que ahora se suma la dictada por la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) con sede en Valladolid, que ratifica igualmente la conformidad a derecho de la prohibición de celebrar el torneo dando muerte al animal en presencia de público.

 

En esta última sentencia, contra la que cabe recurso de casación, se condena en costas al Ayuntamiento de Tordesillas, según informaron a Europa Press fuentes del TJSCyL.

 

En el mes de mayo de 2016 la Junta de Castilla y León aprobó el Decreto Ley que prohibía dar muerte a las reses de lidia en presencia del público en los espectáculos taurinos populares y tradicionales en Castilla y León, lo cual suponía la imposibilidad de celebrar, igual que como se venía haciendo en ediciones anteriores, el Torneo del Toro de la Vega, en la localidad de Tordesillas (Valladolid).

 

No obstante, el Ayuntamiento de Tordesillas solicitó con posterioridad, ante la Junta de Castilla y León, autorización para la celebración del Torneo del Toro de la Vega en ese mismo año 2016, tal y como lo había hecho en años anteriores.

 

Por parte de la Junta de Castilla y León se le denegó la autorización en junio de 2016, al considerar que no era posible, pues ya estaba vigente el Decreto Ley que impedía en esta Comunidad la celebración de espectáculos taurinos populares y tradicionales en los que se diera muerte a las reses en presencia de público.

 

En respuesta a esa negativa, el Ayuntamiento de Tordesillas acudió ante el Tribunal Constitucional, el tribunal de lo Contencioso Administrativo y en última instancia al TSJCyL, tribunales todos que han fallado en contra de la institución recurrente.

 

La negativa de la Junta a la autorización de la muerte del animal en este festejo taurino motivó que la edición de 2016 llegara incluso a cambiar la denominación por Toro de la Peña, en la primera edición en la que no se alanceó al astado. Ya en 2017, el festejo se ha vuelto a celebrar, sin muerte, con la denominación tradicional de Toro de la Vega.