El tratamiento del herpes zóster a debate en un Foro en Valladolid

Más de 4.000 personas se han vacunado ya en Valladolid contra esta enfermedad. 

En esta cita, que se celebrará viernes y sábado, la epidemióloga Sonia Tamames profundizará en esta enfermedad causada por una reactivación del virus de la varicela que, "aunque no lo recuerden, la han pasado el 98% de las personas mayores de 50 años".

 

Un total de 4.074 castellanos y leoneses se ha vacunado hasta la fecha para prevenir la aparición del herpes zóster y de su complicación más frecuente, la neuralgia post-herpética.

 

Castilla y León fue a principios de 2015 la primera comunidad autónoma en recomendar y financiar esta vacuna a personas de determinados grupos de riesgo, en concreto, personas entre 60 y 69 años con EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) en tratamiento con corticoides inhalados y con diabetes mellitus (tipos 1 y 2).

 

Los datos obtenidos con el Programa de vacunación en Castilla y León serán dados a conocer con más detalle en el I Foro de Cronicidad SEGG-SEMG 2017 organizado de forma conjunta entre la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) y la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG).

 

Esa reactivación del virus de la varicela, origen del herpes zóster, se produce típicamente en el territorio de un nervio, por lo que se denomina popularmente 'culebrilla'.

 

Además de la erupción con vesículas que pueden infectarse, es muy doloroso y ese dolor se puede prolongar tras desaparecer la erupción, lo cual es una complicación que se llama neuralgia post-herpética.

 

UNA DE CADA CUATRO PERSONAS

 

"El herpes zóster y sus complicaciones deterioran de manera muy importante la calidad de vida de quienes la padecen", señala la experta. Según la epidemióloga, una de cada cuatro personas padecerá herpes zóster en algún momento de su vida. Es más frecuente a partir de los 50 años de edad y, en las personas que alcancen los 85 años, hasta el 85% tendrán o habrán tenido herpes zóster.

 

Los factores de riesgo del herpes zóster son haber tenido enfermedades que disminuyan nuestras defensas (cáncer, VIH, trasplantes, etc.) y otras enfermedades crónicas. El estrés, ser mujer o la raza blanca también aumentan la probabilidad de tener herpes zóster.

 

Así mismo, amplían el riesgo dos enfermedades especialmente frecuentes: la diabetes mellitus y la EPOC en tratamiento con corticoides inhalados.

 

Otros de los contenidos de interés en los que se profundizará durante dos días en este foro son la adherencia terapéutica en el paciente crónico y el calendario de vacunación en adultos y mayores, que centrarán los dos foros plenarios de la actividad.

 

También se han diseñado tres talleres dedicados a la atención integral en personas con cronicidad avanzada; al deterioro cognitivo y algoritmo de intervención, y a las consecuencias de la osteoporosis y caídas.

 

La nutrición y la depresión en el paciente crónico anciano, así como la diabetes y el riesgo cardiovascular, son materias en las que también se ahondará durante esos dos días.

Noticias relacionadas