Cyl dots mini

El trabajo colectivo del VRAC puede con un rocoso Barça

Los de Diego Merino tuvieron que luchar hasta el final para cerrar el segundo triunfo en dos jornadas

23 - VRAC Quesos Entrepinares: Pablo César Gutiérrez, Pablo Miejimolle, Alberto Pisulla, Daniel Stöhr, Kalo Gavidi, Coke Ortiz, Carlos Valentín – Gamazo, Siosiua Moala, Pablo Gil, Tomás Carrió, Pedro de la Lastra, Alejandro Alonso, Guillo Mateu, Jaime Moncada y John Wessel-Bell

También jugaron: Alberto Blanco, Álvaro Pírez, Axel Papa, Sacha Casañas, Raúl Calzón, Ignacio Morchón y Carlos Zaloña.

 

16 – Barça Rugbi: Mariano Pigatto, Tomás Leonori, Marcos Muñiz, Rochedi Mirabet, Javier Lagioiosa, Segundo Urraza, Ignacio Miró, Facundo Domínguez, Pedro Cané, Otger Sirvent, Artiom Kovalenko, Bruno Granell, Felipe Benegas, Pau Aira y Juan Pablo García

También jugaron: Julián Galdeano, Julio Spezialli, Imanol Urraza, Joan Soler, Nicolás Zafaroni, Tobias Bunge y César Ocampo.

 

Parciales: 3-0, min. 3: Puntapié de castigo de Tomás Carrió; 3-3, min. 9: Puntapié de castigo de Otger Sirvent; 3-6, min. 14: Puntapié de castigo de Otger Sirvent; 6-6, min. 17: Puntapié de castigo de Tomás Carrió; 13-6, min. 30: Ensayo de Jaime Moncada y transformación de Tomás Carrió; 13-13, min. 40: Ensayo de Kovalenko y transformación de Sirvent; 20-13, min. 56: Ensayo de Moala y transformación de Tomás Carrió; 23-13, min. 66: Puntapié de castigo de Tomás Carrió; 23-16, min. 78: Puntapié de castigo de Otger Sirvent.

 

Árbitro: Pedro Montoya. Amonestó a Kalo Gavidi y Siosiua Moala.

 

Incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada de la División de Honor 2020/2021 disputado en Pepe Rojo. guardó un minuto de silencio en homenaje a todas las víctimas del COVID-19 así como a todos los socios del VRAC Quesos Entrepinares fallecidos desde el pasado mes de marzo.

El VRAC Quesos Entrepinares regresó a Pepe Rojo de la misma forma que se fue el pasado 1 de marzo: con victoria. El Quesos consiguió un importante triunfo (23-16) que le permite saldar con pleno positivo las dos primeras jornadas de la División de Honor. Que el Barça Rugbi iba a poner en problemas a los azulones estaba en el guion. En la vuelta a casa se vivió un partido poco vistoso y muy cerrado, completamente diferente al del estreno en La Cartuja. Las indisciplinas, traducidas en castigos, marcaron el ritmo de un partido que llegó empatado al descanso y que no se dio por ganado hasta el pitido final de Pedro Montoya.

 

Al igual que sucediera frente al Ciencias, el VRAC salió muy metido en el partido y con ganas de dar un zarpazo inicial que marcara territorio. El Barça lo evitó a toda costa, así que los azulones pronto buscaron asegurar puntos por medió de Tomás Carrió, que pasó su primer puntapié, pero no el segundo (3-0). La amarilla a Kalo Gavidi anestesió al Entrepinares y animó a un Barcelona que buscó campo contrario y se puso por delante con dos castigos que coló entre palos un Otger Sirvent que, al contrario que Carrió, había errado su primer puntapié. Entre patada y patada fue avanzando el encuentro, que llegó con un 6-6 al ecuador de la primera parte. El que rebajase las indisciplinas arbitrales tendría mucho ganado.

 

Alcanzado el minuto 30, y ya con la igualdad numérica sobre el césped, el VRAC apretó en busca de la primera marca del partido. Cuando la jugada se complicaba, Guillo Mateu buscó con su pie una carrera de Jaime Moncada, que posó en zona de marca y celebró su primer ensayo en División de Honor. Carrió pasó la transformación. El 13-6 alentó a los visitantes a no irse por debajo al descanso, y un ensayo de Kovalenko por el ala derecha, sumado a la buena patada de Sirvent, puso el 13-13 al descanso.

 

No cambió mucho la película tras el intermedio. Con las fuerzas muy igualadas, los movimientos desde el banquillo dejaban mejores sensaciones en el VRAC, que iba asegurando las fases estáticas. Tras unos buenos minutos de delantera y con el segundo ensayo cantándose en las gradas de Pepe Rojo, fue Moala el que terminó por romper la férrea defensa catalana para el 20-13, transformación de Tomi incluida. Con 20 minutos por delante, el bonus ofensivo requería de otras dos marcas. El Quesos se lo pensó y tuvo que decidir con un castigo a favor en el minuto 66. Carrió fue a palos para no poner en riesgo la victoria. Pese a ello, otra patada de Sirvent (23-16) dejó el empate a un ensayo transformado que nunca llegó.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: