El Tordesillas da otra lección para jugarse el play-off en Zamora

El Tordesillas celebra uno de los goles ante el Bupolsa. SERGIO SANZ
Ver album

El conjunto rojiblanco ganó 3-1 al Bupolsa, pese a disputar casi toda la segunda parte en inferioridad, y está a una victoria de la promoción.

ATLÉTICO TORDESILLAS: Sergio; Abel Blanco, Viti, Cristian, Abraham; Bayón, Héctor; Roberto Simón (Álex López, min. 81), Juanmi, Villa (Rivera, min. 76); Oli (Conejo, min. 65).

BUPOLSA: Del Val, Pablo (Turzo, min. 75), Jaime (Atomo, min. 17) , Picón, Germán, Isra, David, Viti, Guti, Adri y Aritz.

GOLES: 1-0, minuto 44: Roberto Simón; 2-0, minuto 45+1: Villa; 2-1, minuto 53: Guti; 3-1, minuto 73: Roberto Simón.

ÁRBITRO: Gómez Esteban, asistido en las bandas por Alonso Merino y López Candanedo. Mostró tarjeta amarilla a los locales Villa y Abraham, y a los visitantes Germán, Isra y David. Expulsó con roja directa al tordesillano Cristian.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 37 del Grupo VIII de Tercera, disputado en Las Salinas ante unos 1.000 espectadores.

Otra más. Y van... Se perdió la cuenta hace tiempo de las lecciones dadas por el Atlético Tordesillas esta temporada. Con casi 1.000 personas en Las Salinas, el conjunto rojiblanco superó al Bupolsa (3-1), a pesar de jugar en inferioridad casi toda la segunda parte. Por lo tanto, el partido frente al Zamora será una auténtica final por el play-off, ya que la victoria le clasificaría para pelear por el ascenso a Segunda B.

 

Todo ello tras una tarde de locura en Tordesillas, donde los jugadores locales pudieron brindar el triunfo a su afición, que también dio otra lección. En la localidad vallisoletana sabían de la importancia del choque y -casi- nadie se lo quiso perder.

 

Cumplió con creces el equipo, aunque le costó hacerse con el dominio. Eso sí, Sergio fue un espectador de lujo en el primer tiempo. El Torde fue ganando metros, pisando área y metiendo miedo, pero no fue suficiente. De hecho, la más clara llegó en un pelotazo de Abel Blanco desde su campo que obligó a Del Val a meter la mano para desviarlo al larguero.

 

Cuando el primer acto entró en su recta final y parecía que el 0-0 sería el marcador al descanso, los de Santi Sedano apretaron para cambiar el guion. Villa adquirió bastante protagonismo, ya que vio una amarilla que le deja fuera de la final en Zamora y marcó uno de los dos goles. El primero lo anotó Roberto Simón tras un remate al palo de Bayón; mientras que en el segundo el goleador asistió para que el '10' hiciera el 2-0.

 

Auténtica locura en Las Salinas, que vivió un gol justo antes del tiempo de añadido y otro en él, ya que fue más extenso de lo habitual por las lesiones de los visitantes Pablo y Jaime. Y es que el Bupolsa viajó a Tordesillas en cuadro, con solo 14 jugadores disponibles y alguno de ellos tocado. Por su parte, los vallisoletanos no pudieron contar con su pichichi, Borrego, que no se recuperó de un golpe sufrido en la cabeza durante un entrenamiento.

 

Una ventaja que hacía impensable, por cómo se estaba desarrollando el partido, que el Torde sufriera. Pero esto es fútbol y cualquier detalle puede cambiar todo. Al poco de regresar de vestuarios, el árbitro señaló penalti de Cristian y le expulsó con roja directa, en una acción muy protestada por los locales, que aseguraron que el central tocó el balón. Turno para Sergio, que repelió el lanzamiento de Guti, el rechace y a la tercera no pudo más; su intervención ya habría sido de 20 sobre 10.

 

2-1 y a… ¿sufrir? En absoluto. Sergio solo tuvo que hacer otra -buena- parada en toda la segunda parte y, aunque el Bupolsa pisó más el campo local, los rojiblancos tiraron de coraje y corazón para que el partido se durmiera. Los minutos fueron pasando y los nervios desapareciendo. Villa y Roberto Simón la volvieron a liar para que el segundo marcara el definitivo 3-1 tras un pase atrás de su compañero.

 

Ahí se desató la locura total. El paso estaba muchísimo más cerca, a 20 minutos. Los cambios dieron el aire necesario a los de Santi Sedano, que encandilaron a la afición con una nueva lección: la de aguantar en inferioridad. Porque no se notó la desigualdad numérica, algo que sirvió para derribar otra barrera y hacer todavía más grande al conjunto tordesillano.

 

Arandina (2º, 74 puntos), Cristo Atlético (3º, 73 puntos), Atlético Tordesillas (4º, 72 puntos), Salmantino (5º, 71 puntos) y Astorga (6º, 70 puntos). Así las cosas, el equipo rojiblanco afrontará el partido del próximo domingo (18:00 horas) en el campo del Zamora con la merecida circunstancia de encontrarse a una victoria del play-off a Segunda B. Incluso, dependiendo de otros resultados, podría valerle el empate o la derrota. El caso es que el sueño cada vez está más cerca de convertirse en realidad.