El toque de queda arranca en Valladolid con una protesta y controles policiales
Cyl dots mini

El toque de queda arranca en Valladolid con una protesta y controles policiales

Pocas personas transitaban las calles del centro de la capital y una treintena se concentraba contra el toque de queda en la plaza Mayor.

Negocios cerrados, calles vacías y una protesta de una treintena de personas en la plaza Mayor. Así vivió Valladolid las primeras horas del toque de queda, de 22.00 a 6.00 horas, que arrancó en la noche de este sábado en toda Castilla y León, cuando se han desplegado patrullas de vigilancia por distintos puntos.

 

Una de las primeras incidencias tuvo lugar en la plaza Mayor de la capital, donde un grupo de unas treinta personas se concentró contra el toque de queda a grito de "libertad". Hasta cuatro furgones de la Policía Nacional  acudieron al lugar para identificar a los individuos que habían improvisado la concentración y pedirles que abandonasen el lugar y cumpliensen las medidas. Ante la negativa de la mayoría del grupo, que, no obstante, disminuyó poco a poco, el cuerpo nacional les propuso para sanción. 

 

Poco más de una hora desde el inicio de la protesta, que arrancó justo al inicio del toque de queda, varios de los furgones de la Policía Nacional abandonaron el lugar, mientras algunos agentes se quedaron vigilando, reiterándoles en numerosas ocasiones que marchasen a sus domicilios. "No es una locura de gente de 5G, estamos hablando de nuestros derechos", argumentó uno de los participantes mientras decidía obedecer a los efectivos. 

 

"No tenemos por que encerrarnos a las diez", reclamó otra de las manifestantes, una visión que compartían el resto de los asistentes. Asimismo, algunos lamentaron los efectos económicos que tendrá el toque de queda sobre negocios: "He venido aquí por muchos amigos de la hostelería".

 

"Si os vais nos vamos, si no nos quedamos", espetó otro, quien manifestó a los agentes su postura sobre la nueva normativa. "Llevaos las furgonetas y dejad de tratarnos como delicuentes", añadió entre aplausos del resto de manifestantes. 

 

Esta misma persona protagonizó algún momento tenso en su conversación con los agentes, a los que pidió que le detuviesen "ahora" y "no a las cuatro de la mañana". 

 

NEGOCIOS CERRADOS Y TRABAJADORES

 

Mientras transcurría este incidente, el resto de calles de la capital se encontraban prácticamente vacías. A los pocos transeúntes que se podía ver, se unían trabajadores como repartidores de comida a domicilio y algunos vehículos. Y es que a las 22.00 horas algunos negocios apuraban el cierre mientras otros ya tenían las luces apagadas.

 

A la misma hora se activaban controles en distintos puntos de la capital y también en la provincia. En Valladolid ciudad la VII Unidad de Intervención Policial se desplegó por el centro, en puntos como la plaza de Poniente, mientras Radiopatrullas Zeta vigilaban en la zona de Coca. Por su parte, la Guardia Civil hizo sus primeros controles en la rotonda de Hipercor, en Arroyo de la Encomienda, y la Policía Municipal se movilizaba también para las labores de vigilancia.

 

El toque de queda permite circular por vías y espacios públicos para la realización de las siguientes actividades, siempre de forma debidamente justificada: adquisición de productos farmacéuticos y de primera necesidad; asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios; desplazamiento al lugar de trabajo para efectuar su prestación laboral, profesional o empresarial; asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables; por causa de fuerza mayor o situación de necesidad o cualquier otra actividad de análoga naturaleza que habrá de hacerse individualmente, salvo que se acompañe a personas con discapacidad o por otra causa justificada, o por el retorno al lugar de residencia habitual tras haber realizado las actividades anteriores, entre otras.

 

 

 

 

 

 

Noticias relacionadas