'El tesoro', el enfrentamiento entre ciudad y campo en la prosa de Delibes por un hallazgo arqueológico

Un hallazgo arqueológico en un lugar apartado del medio rural desencadena en 'El tesoro' el enésimo enfrentamiento entre la vida y la mentalidad urbana y la rural en la obra de Miguel Delibes.

Un hallazgo arqueológico en un lugar apartado del medio rural desencadena en 'El tesoro' el enésimo enfrentamiento entre la vida y la mentalidad urbana y la rural en la obra de Miguel Delibes. Publicada por Destino en 1985, la novela se desarrolla en el ficticio municipio de Gamones -que comparte nombre y algunas similitudes con la localidad zamorana homónima, pero que es fruto de la imaginación del autor-.

 

Liderados por don Lino, los campesinos de Gamones realizan un importante hallazgo prehistórico que atrae a un grupo de arqueólogos para estudiar y catalogar el descubrimiento, enviados por el Ministerio de Cultura.

 

La llegada de estos científicos, encabezados por Jero, desencadena pronto los recelos de los lugareños, que se oponen a su trabajo bajo el temor de que les roben su hallazgo, una concepción alejada de la labor de estos profesionales y simplista respecto a la propiedad de los bienes históricos basada en la ignorancia que provoca el abandono del medio rural por parte de las autoridades en la ciudad.

 

Una circunstancia que Miguel Delibes denuncia una vez más en esta novela, en la que el vallisoletano recurrió a un hecho real vivido por un equipo de arqueólogo cercano a él.

 

La intervención de las fuerzas vivas del pueblo y las componendas de la política se unen a lo largo de las 150 páginas de 'El tesoro' a la descripción de lo rural tan común en la obra de Delibes, autor cuyo centenario se conmemora este 2020.