El técnico del Pontevedra dice que la educación deportiva de los jugadores del Real Valladolid B "brilla por su ausencia"

Luisito, en un partido contra el Guijuelo

Luisito pagó su enfado por la derrota en Los Anexos (2-1) con los futbolistas del Promesas.

Hay derrotas que escuecen; como la cosechada por el Pontevedra en Los Anexos en este domingo. El Real Valladolid B se impuso por dos goles a uno y el entrenador del conjunto gallego pagó el enfado por el resultado con los jugadores blanquivioletas.

 

Higinio marcó los dos tantos del Promesas desde el punto de penalti y ambos sirvieron para adelantar a los de Rubén Albés. Jacobo Trigo igualó el primero, pero el Pontevedra no pudo igualar el segundo, que llegó en el minuto 76. "Ya me gustaría que me pitarán dos penaltis en casa", dijo Luisito, entrenador del conjunto pontevedrés, tras el encuentro.

 

El técnico del Pontevedra no se mordió la lengua y, lejos de echar la culpa al árbitro, cargó contra los futbolistas del Real Valladolid B. "Estos jugadores parece que tienen 30 años. La educación deportiva brilla por su ausencia. En los últimos diez minutos no se jugó porque actuaron como un equipo veterano, pero eso es lícito", explicó.

 

Pero Luisito aseguró que ya venía concienciado de lo que denunció. "Mis futbolistas sabían que estos chicos iban a someter al árbitro a una presión tremenda; protestan todo, se tiran... Es su estilo. Dios me libre que un jugador mío haga eso porque conmigo no juega", comentó.

 

Afirmó que le "sorprende" la actitud de los blanquivioletas, de los que reconoció que tienen un "nivel futbolístico muy alto". Finalmente, trató de quitar hierro al asunto: "Nadie tiene la culpa de que falláramos dos mano a mano".

 

Por su parte, Rubén Albés, técnico blanquivioleta, respondió a esas declaraciones diciendo que "está muy feo hablar de los rivales, sobre todo cuando acaba de terminar un partido". "Cada uno tiene que preocuparse de los suyo. A Luisito le conocemos todos. Esta semana, como no puede quejarse del presupuesto, habla de otro tipo de cosas que no tienen nada que ver con el juego", apuntó.

 

No quiso que el trabajo de su equipo se viera ensuciado por las palabras del entrenador del Pontevedra. Se mostró "orgulloso" de la victoria del Promesas y destacó el "mérito" de sus jugadores.

Noticias relacionadas