Cyl dots mini

El Teatro Calderón recupera la voz de las mujeres olvidadas con el estreno de 'Troyanas'

La actriz Aitana Sánchez-Gijón y la concejala de Cultura y Turismo, Ana Redondo, momentos antes de la presentación de la obra

La representación, que aúna la visión de Alberto Conejero y la dirección de Carme Portaceli, llega este fin de semana a Valladolid.

El Teatro Calderón de Valladolid acogerá este fin de semana la obra 'Troyana', una adaptación de Alberto Conejero del texto de Eurípides, dirigida por Carme Portaceli y bajo la producción conjunta del Festival de Mérida, el Teatro Español de Madrid y Rovima Producciones. La concejala de Cultura y Turismo, Ana Redondo, ha presentado este viernes la función en compañía de Jose María Viteri, director del teatro, y de la actriz Aitana Sánchez-Gijón, que encarnará al personaje de Hécuba, compartiéndo escenario con Maggie Civantos, Alba Flores, Gabriela Flores, Nacho Fresneda, Miriam Iscla y Pepa López.

 

La actriz hispano-italiana ya se estrenó en 2017 en el mundo de la mitología griega encarnando la figura de Medea, en la obra de título homónimo. "Tanto Medea como Hécuba tienen el mismo punto de partida pero destinos totalmente divergentes; Medea escoge la destrucción y la venganza y Hécuba la luz y la resiliencia", manifiesta Sánchez-Gijón, explicando que se ha nutrido de su personaje anterior para representar a Hécuba.

 

José María Viteri, director artístico del Teatro Calderón, ha manifestado su gratitud a la directora "Carme en sus últimos trabajos ha querido poner la voz de la mujer en el escenario y eso es de agradecer; el espectáculo es un magnífico éxito del Teatro Español". Viteri ha transmitido también su voluntad de acercar el Teatro Español a la ciudad de Valladolid.

 

Las tragedias griegas, sus guerras y su dramatismo, no son algo que corresponda únicamente a la cultura histórica que nos precede. En relación a la conexión de la obra con la realidad actual, Sánchez-Gijón habla en nombre de la directora. "Es una referencia visual, no explícita, una referencia a la relación entre de dónde venimos y dónde estamos". Añade también su perspectiva sobre la figura de la mujer en la actualidad y en la historia, aseverando que "Las violaciones en guerra no son consideradas como crímenes de guerra, sino como efectos colaterales. Creo que hay que seguir hablando de ello".

 

Pese al tono dramático y la representación del desastre, la versión de Conejero (al igual que la obra original), deja un potente mensaje positivo que Sanchez-Gijón reconoce como "esa necesidad de no rendirse a pesar de todo, que es lo que llevan haciendo las mujeres anónimamente desde hace siglos, como en el caso de Hécuba".

 

Noticias relacionadas