Cyl dots mini

'El tardeo', la nueva forma de ocio que arrasa en Valladolid

Una imagen del bar 'La Pera Limonera', en Moreras, en una foto de archivo. LA PERA LIMONERA

Son muchos los bares que están optando por implantar esta novedad en sus locales. Cuentan con DJ por las tardes para amenizar al público.

La noche vallisoletana no ha vuelto a ser lo mismo después del confinamiento. Ni discotecas, ni orquestas de noche son las apuestas de los jóvenes. Ahora buscan pasárselo bien pero con seguridad, es aquí donde surge el llamado 'tardeo' ante la necesidad de divertirse pero con control y al aire libre.

 

Esta nueva forma de ocio se puede definir como echar la tarde en la terraza del espacio hostelero. Este ocio se lleva a cabo sentados en mesas, con distancia de seguridad y no en locales cerrados como estamos acostumbrados a ver. Este ocio lo están llevando a cabo numerosos lugares de la provincia, tanto en la ciudad como en los pueblos.

 

Se podría decir que el pionero en este tipo de ocio ha sido La Pera Limonera, un local del grupo BLA BLA BLA a pie de la playa de las Moreras. Bien es cierto que no lo ha empezado a hacer este verano, sino que ya es costumbre desde hace tiempo, no obstante, sí son muchos los locales que han optado por esta nueva forma de ocio tras el confinamiento.

 

PERA LIMONERA

 

Uno de los responsables del grupo BLA BLA BLA, Víctor Redondo, comenta que actualmente, desde que se ha permitido en la fase 1 la apertura de los bares el DJ ha asistido solo tres veces a La Pera Limonera cuando otros veranos están acostumbrados a llevarlo casi todos los días, sobre todo los domingos. Sin embargo, en La Cotorra, otro bar del mismo grupo, no están haciendo nada especial porque no quieren que “se desmadre” el asunto.

 

Él mismo asegura que “el tardeo como tal aún no se puede hacer” y que al no poder estar de pie o bailar como solían hacer sus visitantes, ahora al estar sentados, “la gente se anima más a pedir botellas”. Una botella de primera marca pero sin ser premium se acerca a los 90 euros de precio.

 

Por otro lado, están llevando un sistema de reserva de mesas por internet para controlar el aforo. Las personas que asistan al bar tendrán que respetar límite de tiempo que oscila entre 1:30 horas y 2 horas. Esta rotación, aplicada sobre todo los fines de semana, sirve para que todo el mundo que asista pueda disfrutar de un buen ambiente y de sus vistas a la playa de Valladolid.

 

Además, esta oferta de ocio la complementan con su oferta de gastronomía que les está funcionando bastante bien. También asegura que no han notado una bajada de aforo porque los turistas que venían otros años, este año se complementan con la gente de Valladolid que no ha marchado de vacaciones.

 

BAR EL CASTILLO DE ÍSCAR

 

Los pueblos tampoco se quedan atrás en esta nueva forma de ocio y así lo organiza el Bar del Castillo en Íscar, todos los fines de semana cuenta con actuaciones en directo, bien sea DJ’s o músicos, aunque el dueño asegura que “no solemos poner la música muy fuerte para que la gente no se descontrole”.

 

Y es que no solo se hacen este tipo de actividades en locales convencionales. El Castillo cuenta con todas las medidas de seguridad, y aseguran que “se cumplen a la perfección” porque cuentan con un espacio bastante grande al aire libre, por lo que las mesas suelen colocarse de un metro y medio a dos de distancia.

 

Llevamos a cabo todo el protocolo que marca el BOE, como por ejemplo el uso de mascarillas para moverse por el bar”. Para los fines de semana, como es cuando más gente va hacen reservas previas para controlar el límite de aforo y de martes a jueves el Castillo se convierte en un bar normal.

 

Ambos bares comparten la opinión de poner la música a un tono normal para que las personas no se desmadren y se convierta en una fiesta sin medidas de seguridad, como ocurrió en La Pipeta hace días al llover y dejar pasar la gente a la terraza interior para seguir consumiendo y divirtiéndose.

 

Sin embargo, los jóvenes se pusieron a bailar sin mascarillas y no mantenían la distancia de seguridad recomendada, por lo que los dueños tuvieron que tomar la decisión de apagar la música y cerrar el interior del bar.

 

Hasta que no se mejore la situación de la COVID19 esta va a ser la nueva forma de ocio elegida por muchos jóvenes, dado que el miedo para meterse en locales cerrados sigue siendo una realidad.

Noticias relacionadas