El TAC y el Gobierno Vasco firman un acuerdo que extiende la colaboración que mantienen desde 2006

El departamento de Cultura y Política Lingüística y el Festival de Teatro y Artes de Calle de Valladolid (TAC) han materializado el acuerdo de colaboración para fomentar la presencia de compañías del País Vasco en un certamen que este año cumple su 20 edición.

El departamento de Cultura y Política Lingüística y el Festival de Teatro y Artes de Calle de Valladolid (TAC) han materializado el acuerdo de colaboración para fomentar la presencia de compañías del País Vasco en un certamen que este año cumple su 20 edición.

 

Una relación que se remonta a 2006 que ha facilitado la presencia continuada de decenas de artistas de distintas disciplinas, según informa el teatro a través de un comunicado.

 

El representante del Gobierno Vasco, José Luis Ibarzábal, ha agradecido al director del festival, Javier Martínez, la posibilidad de reeditar año tras año la colaboración que permite abrir la puerta del TAC a "lo mucho y bueno" que se hace en el País Vasco en artes escénicas. "Es un escaparate muy importante", ha añadido.

 

En esta ocasión, este acuerdo abre la puerta a dos compañías con larga trayectoria en el Festival Internacional de Teatro y Artes de Calle de Valladolid, como son Trapu Zaharra y Zanguango; a las que se suma la danza de Natxo Montero, que se estrena por primera vez en Valladolid.

 

Así, Zanguango Teatro presenta dos espectáculos, Flux, con la que ya estuvo en 2016 y se llevó el premio al Espectáculo más Original e Innovador, y al otro lado. Su director, Miguel Muñoz ha destacado el cariño que la compañía siempre ha recibido del público en Valladolid en sus cinco participaciones anteriores.

 

Santi Ugalde, de Trapu Zaharra, también ha destacado esa excelente acogida de las propuestas con las que han participado en el TAC anteriormente. En esta 20 edición presentará Turistreando una obra en clave de humor que aborda los problemas del turismo masivo "que empieza a ser agobiante" en muchas ciudades desde la óptica de una ama de casa a la que le toca un crucero.

 

Por su parte Natxo Montero se estrena en Valladolid con Barbecho urbano en la que, a través de la danza reflexiona sobre la necesidad de hacer una parada y "tener tiempo para uno mismo".

 

IMPERDIBLE

 

En la rueda de prensa celebra esta mañana también ha participado el director de Imperdible Producciones, José María Roca, que este año regresan al festival con dos obras en las que como es tradicional en su compañía experimentan en la relación con el público al que ofrece nuevas perspectivas para ver los espectáculos.

 

La primera propuesta es Mirando al Cielo, una obra que Imperdible estrenó en el TAC en 2003 y con la que logró el Premio al Mejor Espectáculo. En ella, el público está bajo un escenario transparente y observa la danza que se representa en él "con el marco del cielo".

 

Además presentan Persecución, un homenaje a Juan Peña 'El Lebrijano' y a su disco homónimo de 1976 en el que se denunciaba la diáspora del pueblo gitano. "Se trata de un problema que viene de la época de los Reyes Católicos y que ahora volvemos a vivir en Europa con esa persecución", ha explicado. En este caso, la perspectiva del público es completamente distinta pues se sitúa en una plataforma de dos pisos mientras los actores, todos gitanos, representan la obra en la parte inferior.

 

La Cie de Te Soeur, una compañía integrada por artistas de múltiples disciplinas y países, estrena en TAC Monta tanto en el patio de la Casa de Zorrilla, una obra que se ha adaptado especialmente para el festival que reflexiona sobre el mundo actual en el que "los medios no importan para conseguir lo que uno quiere", según ha explicado Ainara Makalilo.