Cyl dots mini

El TAC plantea hacer un homenaje al público asistente por su buena respuesta

Una de las actuaciones del micro TAC, este miércoles. JUAN POSTIGO

El director señala la buena acogida que está teniendo el festival y destaca la excelente actitud del público de Valladolid, al que se plantea homenajear.

El Festival Internacional de Teatro y Artes de Calle de Valladolid, que llena cada año con su encanto y energía los rincones de la ciudad, ha cumplido su cometido en esta XXI edición, algo atípico pero igualmente mágico. Esta adaptación ‘en miniatura’, que tuvo que aplazar sus fechas, está resultando todo un éxito. El festival, que cerrará el telón con las últimas actuaciones el próximo sábado, ha sido muy bien acogido por el público, que ha ido agotando las entradas.

 

“La respuesta del público ha sido espectacular, se han respetado al máximo las normas existentes frente a las normas del coronavirus”, cuenta Javier Martínez, director del TAC. Al parecer, la pandemia impide disfrutar del arte que ofrece el festival y hacerlo de manera responsable, por ello, Martínez está planteando rendir “homenaje al público de Valladolid por cómo está respondiendo”.

 

El evento se hizo esperar, en algunos momentos se balanceó sobre una fina cuerda amenazando con caer, pero siguió adelante y, aunque más tarde de lo habitual, el espectáculo siguió en pie. Y aquí sigue, triunfando en pleno agosto, y está resultando ser “una experiencia excelente”, valora el director.

 

Había que hacer algo, no podíamos dejar pasar un año entero sin que estuviera presente porque podía ser dañino para el festival, al igual que en el espectáculo, si no hay nada en un año se pierde energía, se pierde ritmo y se pierde concentración”, explica Javier Martínez. Y así se ha hecho, en una edición que ha apostado en especial por artistas nacionales, como la soprano y actriz vallisoletana Paula Mendoza, que deleita al público con su concierto performance ‘Natural Selection’.

 

Ella, Álex Peña, Odeón Imperdible, Hustun y Ortzi, El lado oscuro de las flores y Gala de Danza son algunos de los artistas y compañías que están dando vida a Valladolid estos días y que deleitarán al público hasta el sábado 22. Día en el que también se dará el último estreno, la actuación ‘Cortejo’, de la mano de Baldo Ruiz y Paloma Calderón.

 

Un festival  que nació para dar salida a aquellas expresiones artísticas que necesitaban volar, salir de las paredes que cierran los teatros y hacer de la calle su propio escenario. Desde un lugar más cercano, más cotidiano, el suelo que todos pisamos. “Expresiones que hablan de nuestro tiempo y utilizan herramientas de comunicación en forma de multimedia, mezclando la imagen con la música, la pintura, el teatro…”, así es cómo se define el TAC.

 

Un ambiente a pie de calle que este año ha tenido que cambiar de escenario, que ha tenido que ser limitado por culpa de un virus que protagoniza a diario los titulares de los periódicos, pero que, a pesar de ello, no ha perdido su esencia. El director cree que, lejos de conformarse con conservar esa esencia, “la ha potenciado”. 

 

Los anfitriones, que han otorgado ese plus a las actuaciones de esta edición, son algunos de los rincones más especiales de Valladolid: El Patio Herreriano, la Casa José Zorrilla, el claustro del Museo Nacional de Escultura, etc.

 

Un festival que está llegando a su final y en el trayecto ha parecido cautivar al público. Javier Martínez asegura que los aforos se “han completado” y exclama que desde la organización están “orgullosos del público de Valladolid”.

 

Para el fututo, no hay previsiones, tan solo, el director plantea mejorar el sistema de entradas para que “no se acumulen durante un largo tiempo las colas de espera” para recogerlas.

 

La incertidumbre gana y no se podrá saber de momento de qué manera regresará el año que viene esta magia callejera a la ciudad de Valladolid. ¿Volverá la nueva normalidad a las calles?, ¿se mantendrán las adaptaciones de esta versión en miniatura? Solo el tiempo lo dirá, lo que está claro es que el espectáculo no cesará y la cultura y el arte seguirán dando brillo a la capital castellanoleonesa.

Noticias relacionadas