El sueño cumplido de Roberto Corral: Del benjamín al primer equipo

El canterano debutó ante el Tolosa en partido oficial con el primer equipo del Real Valladolid doce años después de su llegada al club blanquivioleta.

Roberto Corral era, sin duda, el jugador más feliz sobre Berazubi. El canterano del Real Valladolid cumplía su sueño de debutar con el primer equipo en partido oficial y de defender el escudo de sus amores desde que, con tres años, comenzó a presenciar los partidos en directo en el Estadio José Zorrilla.

 

Estaba un poco nervioso pero la confianza de Sergio y de todos los compañeros me ayudó mucho. Me aconsejaron que lo hiciera fácil sobre todo en los primeros balones y a partir de entonces ya me metí de lleno en el partido”, explicaba con una amplia sonrisa en la boca.

 

No era para menos después de doce años en la cantera blanquivioleta, después de muchísimas horas de entrenamientos y partidos en los Anexos al Estadio José Zorrilla. Ahora, Corral ya es un hombre que se ha convertido en una pieza clave del muy meritorio Promesas y que ya puede presumir de haber debutado con el equipo de su vida. Pero aún queda camino por recorrer.

 

Tengo claro que ahora se trata de seguir trabajando incluso más duro para que, si alguna vez me vuelve a llegar la oportunidad, intentar aprovecharla. Mientras tanto, espero poder ayudar al Promesas en una temporada tan ilusionante como hasta ahora”.

 

La camiseta del debut fue para su padre, Juan Carlos, quien estuvo junto a su madre en Tolosa para presenciar cómo se hacía realidad el sueño de su hijo tantas y tantas veces hablado de camino a los entrenamientos.

 


Berazubi fue escenario de otros debuts oficiales, como fueron los de Aguado, Lunin y el jugador del Promesas Kike Pérez. El equipo cumplió con solvencia y logró la clasificación para la segunda ronda copera.