El Sindicato Unificado rechaza el castigo para los nueve policías destinados en Cataluña y que volvieron a casa

Algunos policías durante los acontecimientos secesionistas en Cataluña.

Jorge Robles advierte que, aunque el expediente está abierto, hay que "depurar todavía responsabilidades" para ver si se les "sanciona o no".

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha rechazado el "doble castigo" que han tenido nueve agentes de la VII Unidad de Intervención de Policía (UIP), con base en Valladolid, a los que la Dirección General de la Policía ha abierto expediente por el "abandono de su puesto de trabajo" cuando participaban en la operación Copérnico -nombre en clave con el que ha sido bautizado el dispositivo para hacer frente al desafío soberanista- y ha pedido a la Jefatura de Unidad y a la propia dirección "empatía" con los policías expedientados.

 

Así lo ha señalado, en declaraciones a Europa Press, el secretario general del sindicato en Valladolid, Jorge Robles, que advierte que, aunque el expediente está abierto, hay que "depurar todavía responsabilidades" para ver si se les "sanciona o no".

 

En principio, y tal como recoge El Norte de Castilla en su edición de hoy, los nueve agentes se enfrentan a una falta leve -que podría conllevarles la suspensión de empleo y sueldo de uno a cuatro días- por haberse desplazado, aprovechado un día de permiso, desde Cataluña a Valladolid después de estar 45 días seguidos trabajando en el operativo y alojados en un ferry atracado en Tarragona.

 

Los hechos, señala el rotativo, se remontan al 26 de octubre. Los agentes salieron ese jueves de servicio a las 7.00 horas y tenían permiso hasta el sábado, por lo que decidieron desplazarse hasta Valladolid para ver a sus familias. El problema fue que, a pesar de estar de libranza, los efectivos de este operativo debían de estar disponibles las 24 horas, y fue el viernes cuando el Parlament aprobó la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) e interior ordenó a todas sus unidades suspender los permisos, y los agentes tuvieron que reconocer que estaban fuera de Cataluña pese a estar sujetos a esa "disponibilidad permanente".

 

Los agentes continuaron en el operativo ocho días más hasta que la unidad regresó a Valladolid. Ahora, la unidad regresa a Cataluña pero lo hace sin los nueve agentes, adelanta el periódico, algo que critican desde la SUP al considerar que es un "doble castigo" sin amparo legal.

 

Así, el sindicato, junto a la Confederación Española de Policías (CEP), la Unión Federal de Policías (UFC) y la Alternativa Sindical de Policía (ASP) han emprendido acciones con escritos conjuntos dirigidos a la Jefatura de Unidad y a la Dirección General de Policía para defender a los agentes expedientados. "No entendemos el motivo por el que no se les deje volver con sus compañeros a Barcelona y estamos intentado que alguien nos de una respuesta porque, insisto, es un castigo que no tiene sentido", continúa José Robles.

 

En este sentido, ha hablado de "empatía" con los agentes ya que llevaban más de "45 días sin ver a sus familias" y en "su día libre" decidieron "bajar a verlas". "Entendemos que eso puede ser motivo de falta, insisto que antes hay que depurar responsabilidades primero, pero lo otro está fuera de toda lógica", ha señalado.

 

El secretario provincial de la SUP en Valladolid ha recordado las "pésimas" condiciones en la que han estado sus compañeros en el ferry, si bien saluda que el "clima de tensión" se está rebajando y parece que la situación va volviendo a la "normalidad poco a poco".