El sector del automóvil de Valladolid ve el futuro con “incertidumbre”

El ‘renting’ aparece como oportunidad de un mercado que vive en una encrucijada.

El mundo del coche vive tiempos de cambio y adaptación. La agenda de la sociedad ha puesto en lo más alto de la pirámide de preocupaciones el problema de la contaminación, y con ello el de las emisiones. Y eso está repercutiendo de manera crucial en el sector del automóvil.

 

Las matriculaciones han descendido un 37% en el mes de julio respecto al pasado año, un dato que se explica por la entrada en vigor de la nueva normativa de emisiones WLTP, que disparó las ventas más de un 48%. Pero eso no puede esconder las dificultades.

 

El consejero-delegado de VASA-Arroyo, José Luis López Valdivieso, asegura que hay una tendencia a la baja del mercado en Valladolid que se mantiene desde otoño, y que las características de la ciudad impiden ser muy optimistas sobre que la situación repunte: "Hay dos factores fundamentales además, aquí hay pocas empresas de ‘rent a car’, y en las ventas a industriales estamos más bajos que la media de las ventas nacionales", argumenta López Valdivieso.

 

Así mismo, el CEO del concesionario de Renault indica que en su opinión la ciudad está muy parada, y se necesita más movimiento para reactivar todos los sectores.

 

La venta de coches siempre ha sido un indicativo de la situación general del estado de la economía de consumo, y con la fuerte subida impositiva del gasóleo, las ventas de vehículos de gasolina han experimentado un pequeño crecimiento, mientras que el híbrido y el eléctrico también. Aun así, la recomendación de López Valdivieso es que el usuario adquiera el que desee: "Estamos viendo como algunos países prohíben coches con emisiones para 2030 cuando es posible que todo cambie en  un par de años. No sabemos lo que va a pasar, que cada uno se compre el tipo de coche que quiera, porque el mundo del automóvil va a variar mucho muy a corto plazo".

 

LÓPEZ VALDIVIESO (DERECHA), EN EL ACUERDO CON DISCALESA. A.MINGUEZA

 

Respecto a la influencia directa de la presencia de Renault en Valladolid, el CEO de VASA asegura que es innegable, y que se asemeja a lo que sucede en lugares como Vigo con Citröen, o Navarra con Völkswagen: ''Familiares, trabajadores de la factoría, proveedores… pueden adquirir vehículos en mejores condiciones, por lo que sí se nota bastante''.

 

A su vez, López Valdivieso ve un futuro en Valladolid para Renault, y también para IVECO, ya que son dos marcas bien establecidas en la ciudad. Aun así, apunta que el sector ve el porvenir con mucha “incertidumbre”.

 

Una de las oportunidades que han surgido recientemente para los concesionarios es el ‘renting’. Mediante este modelo mercantil, el usuario puede hacer uso y disfrute del vehículo por un tiempo determinado, y al final, escoger si quiere adquirirlo en propiedad o cambiar las condiciones del contrato.

 

A este mecanismo están acudiendo cada vez más consumidores, y López Valdivieso opina que se debe a los cambios en la movilidad urbana:  ''Mucha gente ahora lo único que desea es que un autómovil les facilite a la vida y ya, y por una cantidad de dinero mensual tienes cubiertas las necesidades básicas. Es algo que va creciendo desde hace un tiempo y estoy seguro que a largo plazo va a continuar así''.

 

Respecto al final de año, el sector es relativamente optimista con aumentar las ventas de un otoño pasado que fue ‘’horrible’’ en palabras del CEO de VASA, y cree que el último trimestre del año no será tan malo. No obstante, incide en que la “incertidumbre” será la palabra que marque los próximos tiempos del mercado del automóvil.